Trabajo con fuentes para desbordar lagunas del conocimiento

por Monserrat Escobio Llanos, estudiante de Musicología

La Conferencia de apertura del Premio de Musicología Casa de las Américas y la Xl edición de su Coloquio Internacional fue impartida por Alejandro Vera (Chile, 1975), quien obtuviera el galardón en el año 2018 por su libro: El dulce reato de la música. La vida musical en Santiago de Chile durante el período colonial, y quien en esta edición funge como jurado del mismo.

Profesor titular del Instituto de Música de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Es Doctor en Historia y Ciencias de la Música por la Universidad Autónoma de Madrid (España) y Licenciado en Educación, Mención Música por la Universidad de Concepción (Chile). Ha participado en congresos internacionales en diversos países de América Latina, Europa y Norteamérica. Ha escrito artículos en prestigiosas revistas. Es autor de «Música vocal profana en el Madrid de Felipe IV» (Lérida, 2002), también de «El dulce reato de la música. La vida musical en Santiago de Chile durante el período colonial» (que será publicado próximamente por Casa de las Américas en su versión original y traducido al inglés por Oxford University Press), entre otros libros.

Desde 2013 dirige la revista Resonancias, dedicada principalmente a la investigación musical sobre Iberoamérica, España y Portugal. Entre otras distinciones, ha obtenido el XV Premio de Investigación Musical Emilio Pujol en España (2002) y el Premio Internacional Otto Mayer-Serra de Investigación Musical en México (2008).

La circulación de la música española en el Perú del siglo XVll: un cargamento con música enviada a Lima en 1689, fue el título de la conferencia inicial, en la cual afirmó que la Musicología ha acumulado abundante evidencia de que los músicos, el repertorio y las prácticas musicales circulaban a través del Atlántico a una velocidad asombrosa para los medios de comunicación de la época. La polifonía renacentista llegaba a algunas catedrales hispanoamericanas poco después de haber sido publicada en Europa, mientras que las flotas de india transportaban con frecuencia instrumentos y libros de música, no obstante algunas ciudades y épocas permanecen en una casi total oscuridad como si hubiesen estado al margen de la red mercantil y cultural que conformaba el sistema colonial.

El autor considera que de todas ellas el caso de Lima es el más sorprendente, plantea que para el siglo XVlll se conoce algo más de información, pero que para los siglos anteriores el conocimiento es aún muy escaso, al punto de que todavía se ignoran las obras polifónicas que debieron interpretarse en la Catedral de Lima antes de 1700. Dice, que como afirma Leonardo Weisman esta escasez de datos llama aún más la atención al considerar que Lima era una sede virreinal cuya arquidiócesis recaudaba hacia 1620 un diezmo superior a los 35000 pesos anuales, lo que la situaba entre las cuatro más importantes del Nuevo Mundo.

Sin embargo, parece que esta imagen se haya distorsionada por la escasez de investigaciones de la Lima Colonial, esto no significa restar mérito a los trabajos ya clásicos e importantes sobre la vida musical limeña, pero es prácticamente imposible que sólo dos investigadores puedan abordar toda la vida musical de la sede virreinal en su magnitud y complejidad, por ello no es de extrañar que aún existan aspectos vinculados a este tema que resulten de interés investigativo.

Plantea que al momento de explicar que existan lagunas como esta, suele señalarse el tardío desarrollo de la Musicología en Latinoamérica y la negativa influencia del positivismo historiográfico, con su tendencia al descriptivismo y su renuencia a la interpretación. La Nueva Musicología Norteamericana incentiva el trabajo de fuentes y a esto dedica un tiempo, antes de entrar en la materia de la conferencia, planteando que este discurso servirá para exponer las perspectivas teóricas de sus investigaciones, para esto cita a investigadores como Joseph Kerman, Tomlinson, Hooper, Weisman, Sans, Rose y Harris. Llega a la conclusión de que el trabajo de fuentes es imprescindible dentro de la investigación y logra un diálogo entre el presente y el pasado.

El musicólogo expresa que su objetivo principal es, por un lado, aportar nuevas luces sobre la circulación de la música española en el siglo XVll; y por otro lado abordar algunas hebras del relato que permitirán tratar aspectos diferentes de índole no musical, pero que acabarán acercándonos a la cultura musical de la época.

Escuchamos un tono humano llamado Corazón amante, de contenido amoroso, totalmente profano, de Juan Hidalgo, compositor español del siglo XVll, como ejemplo de los tonos que pudo haber traído Francisco de Echave, quien trabajaba en la Catedral de Lima durante una etapa del siglo XVll y el cual fue a buscar a España un encargo de música para la Catedral, pero se descubrió que también trajo música para sí mismo.

Alejandro Vera concluye su exposición planteando que un análisis intensivo de las fuentes de la época, que dialogue con la literatura más reciente y las perspectivas del investigador, constituye una vía de acceso al pensamiento musical del pasado, como el trabajo de campo para el etnomusicólogo, esta invitación a traspasar fronteras teóricas y metodológicas al interior de nuestro propio campo,  si bien no es nueva, adquiere un sentido especial en el contexto del Premio  y Coloquio de Musicología Casa de las Américas.

4 comentarios

  1. Muy bien Monserrat, muchas gracias, me sentí como si estuviera presente en la Conferencia. Muchos éxitos en tu carrera !!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.