Visiones metodológicas, creación, interpretación musical y publicaciones musicológicas

por Meily Téllez Vilaboy, Estudiante de Musicología

Como parte del Premio de Musicología Casa de las Américas, la Sala Manuel Galich le dió la bienvenida este 2 de marzo, al XI Coloquio Internacional de Musicología, a través de la acogida de cuatro culturas con un fuerte flujo de información sobre catalogación, trabajo de archivos, partituras y colecciones de textos sobre historiografía musical.

 Una primera mesa arribó desde el país azteca para hablar sobre Las Colecciones de impresos musicales en México de los siglos XIX y XX: de la metodología para la catalogación a la interpretación musical. Dentro de este universo curioso, se presentaron tres ponencias, enlazadas por una misma línea de metodología de investigación, en este caso, la utilizada en el primer tema presentado: Metodología para la Catalogación y reconstrucción de la historia de la imprenta musical en la Ciudad de México de los años 1826- 1877, en voz de Luisa del Rosario Aguilar (licenciada en Derecho, Piano, Maestra en Historia y Doctora en Música).

La autora trabaja desde la recuperación y restauración de archivos musicales ―más de 4000 partituras― «localizadas en el Fondo Reservado de la Biblioteca Cuicamatini de La Facultad de Música de la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México)» una metodología «de descripción documental basada en las herramientas de la bibliografía descriptiva». Desde una mirada inversa, la autora habló primeramente del contexto social y económico de la época, las historias sobre imprenta musical mexicana (impresores, importadores, centros de producción, lugares de venta, sistemas de publicación, precios, características físicas de la partitura, compositores, instrumentación y géneros) y después presentó la metodología y de qué manera se llevó a la práctica para obtener los resultados expuestos.

Seguido, presentó Alejandra Hernández—maestra en musicología y licenciada en canto— la ponencia Aportaciones y alcances de la catalogación de la Colección Martínez de Villar y Masson. Este trabajo deviene del anterior, ya que toma como referente principal los temas que la Maestra Luisa aborda, añadiéndole impresos estudiados, no solo mexicanos, sino de diversas partes del mundo como es el caso de New York, Londres y Madrid. Llevó a la práctica la misma metodología, que sirve como nexo a esta mesa mexicana, incentivada y organizada por la propia investigadora. Para ponerle un broche a esta primera mitad de la tarde, se presentó Sandara Velázquez —pianista e investigadora— con La colección de piezas para piano publicadas por la sociedad Filarmónica Mexicana ante la reciente fundación del Conservatorio Nacional de Música. Este tema, completa una trilogía temática, que se volcó interesante desde sus primeras palabras. La intérprete compartió su interés por incentivar dentro del trabajo de catalogación de los archivos musicales de aquella época, no solo el trabajo documental, sino también una interpretación históricamente informada, para la práctica de estas músicas, por así decirlo, desconocidas hasta este entonces. Durante su ponencia referenció los dos trabajos anteriores y culminó el primer espacio, interpretando al piano, dos de las piezas que pasaron por catalogación dentro de las investigaciones pertinentes.

Un segundo momento de la tarde, pone en consideración la obra de dos países pilares de América en Teoría y critica de la historiografía musical latinoamericana I, como son Brasil y Colombia. La primera ponencia, Del siglo XIX hasta hoy: Las óperas de Antonio Jose da Silva en la ciudad de Pirenopolis y los cambios sociales, fue presentada por Andrea Luisa Teixeira—pianista e investigadora—, que asistió para contarnos la historia de vida de un músico brasilero, que resultó para su época un mirar generacional a través de sus óperas, que de cierta manera, según cuenta la autora «aparecieron en las calles y fueron acompañadas por toda la comunidad». La mesa se cerró con la presentación del tema: Dos personalidades emblemáticas de la canción clásica-lírica en el Caribe colombiano. Pedro Biava Ramponi y Hans Federico Neuman del Castillo. Su ponente, Yamira Rodriguez Núñez, una cubana residente en Colombia, llega para exponer sus trabajos como pianista e investigadora a lo largo de extensos años de trabajo lejos de su país. El objetivo principal de su trabajo es dar a conocer la obra de un «Maestro de Maestros» como es el caso del primer nombre mencionando en el tema de presentación y sus discípulos.  De manera breve expone las disímiles razones de porqué recuperar la obra de estos dos grandes músicos, no estudiados ni interpretados hasta su desempolvo y pone a escucha varias de las obras para piano y voz, creadas por ambos autores.

La jornada dejó un espacio especial para la presentación de una mesa, regalada esta vez por el CIDMUC (Centro de Investigación y Desarrollo de la Música Cubana). En voz de su Directora Laura Vilar y la Musicóloga Ailer Pérez, fue presentado un sello editorial, donde ambas expusieron los textos más recientes publicados por el centro. Colecciones sobre Patrimonio Musical Cubano, D´ Campo, D´ Música, D´ Estudio y Clave,  La Revista de Musica Cubana, fueron algunos de los títulos mencionados.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.