Patrimonio pedagógico de la música en Cuba: retos para la enseñanza musical de nuestros tiempos

por Rossío Puebla Montalvo, estudiante de Musicología

Invitada al Premio Casa de las Américas en el XI Coloquio Internacional de Musicología, fue la pedagogía musical cubana. En la pasada tarde del 3 de marzo, la Musicología, formación musical y gestión del conocimiento fue el tema que acogió cinco ponencias en una segunda parte dedicadas a la historia de la pedagogía musical en Cuba.

El primer tema presentado fue: La enseñanza musical en el Colegio La Empresa de Matanzas a través de sus Elencos (1856-1869), por la Máster en Gestión del Patrimonio Histórico-Documental de la Música por el Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana, Universidad de La Habana, y además profesora de Historia de la Música en la Escuela de Música de Matanzas, Lourdes de la Caridad Fernández Valhuerdi.

Nos remontamos al siglo XIX cubano en Matanzas cuando Lourdes comienza a explicarnos que se refiere a una institución que no es una escuela para formar artistas ni músicos, es un colegio privado que fue inaugurado en el año 1840 en la ciudad de Matanzas, al que solo podían matricularse estudiantes varones. Nos cuenta también que el nombre de este colegio es La Empresa porque esos alumnos eran hijos de las familias más adineradas y significativas de la provincia, los cuales sustentaban la economía de la ciudad y parte de nuestro país.

Esta investigación fue realizada gracias a que se conserva aún en el Departamento de Fondos Raros y Valiosos de la Biblioteca Generis del Monte de la ciudad de Matanzas, una colección de Elencos. Y gracias también a los apuntes que aparecen en el periódico La Aurora del Yumurí de Matanzas. El colegio fue fundado por un grupo de familias que constituyeron una sociedad anónima por acciones, de esta manera La Empresa se convierte en el primer colegio de enseñanza general que se crea por una sociedad por acciones.

 A partir del año 1856 se incluyó la música dentro del programa de enseñanza del colegio, impartiendo clases de piano, flauta, canto, violín y clarinete. Fueron elegidos los mejores profesores y las más importantes personalidades de diferentes nacionalidades para conformar el claustro profesoral. Algunos de los métodos usados por estos maestros se mantienen vigentes en la escuela de música de Matanzas.

Aunque el propósito de este Colegio no era formar músicos profesionales, fue muy importante para el desarrollo de la enseñanza musical en Matanzas.

Seguido de este primer momento hace su exposición Claudina de la Caridad Hernández Bean, Doctora en Ciencias sobre Arte por la Universidad de las Artes de Cuba y profesora de didáctica aplicada a la Música del Departamento de Pedagogía-Psicología de la Universidad de las Artes, ISA. Conservatorio Internacional de La Habana: historia y proyección pedagógica-musical fue el título de la ponencia.

Este conservatorio fue fundado por la pianista y profesora María Jones de Castro. Al casarse, como regalo de bodas tuvo el conservatorio el cual fue inaugurado en el año 1925. Los profesores eran de procedencia nacional e internacional y casi todos pertenecían al Cuarteto clásico de La Habana y a la Asociación de Conciertos. El conservatorio tenía varios tipos de curso como el Kindergarten Musical, el Curso preparatorio o Pre-Primario, el Curso elemental, el Curso Superior y el Curso de Bachillerato Musical. Entre las asignaturas que se impartían se encontraban el piano, canto, armonía, contrapunto, composición, orquestación, análisis, apreciación musical, Violín, Viola, Guitarra, Violoncello, Arpa, Oboe, entre muchas otras asignaturas teóricas.

El programa de estudio del conservatorio no solo incluía el repertorio sino que tenía también anotaciones metodológicas para su aplicación. El conservatorio tenía academias incorporadas, treinta y cuatro en total por todo el país. Los estudiantes realizaban intercambios culturales mostrando la calidad de las clases que recibían.

María Jones de Castro falleció en el año 1963, tuvo una visión científica, unificadora y universal de la enseñanza. Hubo otros directores y dos cambios de nombre, uno a Escuela Vocacional María Jones de Castro y después recibe su nombre actual Manuel Saumell en el año 1971.

Para finalizar esta mesa le llega el turno al licenciado en Música del Isa. Guitarrista y profesor de la Escuela de Música de Guantánamo, Mauris Arencibia Pérez. Su tema es: Principales aportes Antonia Luisa Adoración Cabal Salis a la formación de los músicos en la provincia más oriental de Cuba. Según el autor, algunos de los motivos por los cuales realizó este trabajo fue por la falta de sistematización en los estudios realizados sobre esta pedagoga, que no satisfacen las expectativas que tienen los docentes ni las autoridades educacionales. Y el insuficiente conocimiento de las raíces, contenido e importancia de su ideario pedagógico.

Antonia Luisa Cabal Salis, más conocida por los guantanameros como ´´Tootsie´´, es una significativa personalidad de la música que está necesitada de un estudio sistemático, que revele la riqueza de su ideario pedagógico musical en toda su profundidad, no obstante, los trabajos escritos de su obra no abordan en toda su magnitud su contribución a la pedagogía musical cubana.

En 1950 funda su primer coro con niños huérfanos y ese mismo año el coro con alumnos de su academia de piano. Matricula la Licenciatura en Música en la Universidad de Oriente y al terminar inicia un doctorado que no concluye. En septiembre de 1962 funda la Escuela de Arte de Guantánamo, a la que posteriormente incluye la enseñanza de la danza, ballet y artes plásticas. Hasta su desaparición física ocupa la presidencia de la Sección de Música de la UNEAC en Guantánamo. Obtuvo numerosos premios como ´´GUAMO´´, otorgado por la UNEAC provincial, el Símbolo de la Ciudad ´´LA FAMA´´. Es nominada al Premio Nacional de la Enseñanza Artística y recibe el Premio Nacional de Cultura Comunitaria, entre muchos otros.

Fallece en el año 2010. Como justo reconocimiento a su labor se le adjudica su nombre a la Sala de Conciertos, que hasta esa fecha llevaba el nombre de Pepe Gallart. Mauris concluye mostrándonos un documental de esta grande pedagoga y nos dice que su obra creadora se caracteriza sobre todo por ser sistemática, de una pedagogía que aplica con mucha peculiaridad en la creación e interpretación musical con intereses muy definidos. 

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.