Fábrica de Arte Cubano abrió sus puertas al Premio de Musicología

Por Meily Téllez Vilaboy, estudiante de Musicología

En la tarde de la penúltima jornada del XI Coloquio Internacional de Musicología Casa de las Américas, se realizó la Presentación de audiovisuales resultantes de proyectos de investigación. El lugar escogido para esta puesta fue Fábrica de Arte Cubano, la que abrió uno de sus espacios más íntimos para esta función. La sala de cine, oscura, misteriosa y aterciopelada se convirtió en el lugar propicio para exponer en imágenes el contenido de dos investigaciones que tienen el trabajo de campo―basado en la recopilación de información en testimonios orales― como elemento en común.

«Estamos en Fábrica de Arte, un lugar con toda la imaginación posible» Así inició el espacio en palabras de María Elena Vinueza quien además agradeció la acogida y presentó al anfitrión del lugar, Pepe Gavilondo, compositor, director del Ensemble Interactivo de La Habana y un joven muy allegado a Casa. Con esto inicia la primera puesta, titulada Al ritmo de mamá tambú, de la Musicóloga cubana Heidy Cepero Recorder. Con una duración de 22 minutos el trabajo documental recolecta una serie de información acerca del antecedente haitiano en Camagüey. A través de entrevistas a estudiosos del tema como Laura Vilar, Jesús Guanche, Martha Esquenazi y a personas de esa etnia, descubrimos el mundo de aquellos haitianos que llegaron a Cuba por diversos movimientos migratorios. Con el estudio de tres grupos músico-danzarios de la provincia, llamados Desandann, Bonito Patúa y Caidije, se logró caracterizar y analizar «determinados elementos músico-expresivos entre ellos los cantos, los toques y bailes» de esa cultura. Esto le posibilitó entender a la autora y al público presente la estética haitiana que ellos defienden: una africanidad originaria y colectiva que lucha por insertarse en la sociedad cubana.

El segundo audiovisual expuesto, Alberto Carbonell, hito en la historia del canto coral en Barranquilla, Colombia, al igual que el anterior es el resultado de un trabajo de campo basado en la recogida de testimonios orales que construyen una historia. Esta vez nos llega desde La Universidad del Atlántico, Barranquilla, la soprano lírica, directora de coros e investigadora Laura Saldarriaga Cupidan. Su objetivo fue mostrarnos a través fuentes orales la obra del maestro Carbonell, quien fuera su profesor también en su etapa de estudiante. En las voces del propio pedagogo, de sus discípulos y otros directores corales de la ciudad, conocimos en cierta medida la historia del canto coral en Barranquilla durante el siglo XX y principios del XXI. En el material escuchamos una serie de arreglos del maestro de temas emblemáticos como Tres Palabras y Pájaro Amarillo, lo que nos da la medida de la importancia que ha tenido su labor como arreglista y director de coros no solo en Colombia, sino en Latinoamérica entera. Muchas de estas obras viven en las voces de numerosos coros noveles de Colombia y llegan hasta nuestros días a traspasar las fronteras de la América toda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.