Abraham Palatnik y su eterna búsqueda de la luz. Pierde la plástica latinoamericana a uno de sus artistas más vanguardistas

Por Cristina Figueroa

La actual pandemia sigue cobrando dolorosas muertes en el mundo del arte. Recientemente el artista cinético brasileño Abraham Palatnik falleció en Río de Janeiro a la edad de 92 años producto de complicaciones de salud asociadas al nuevo coronavirus.

Palatnik (Río Grande del Norte, 1928 – Río de Janeiro, 2020) es considerado uno de los pioneros del arte cinético y electrónico en Latinoamérica. De 1942 a 1945, estudió en la Escuela Técnica Montefiori, en Tel Aviv, especializándose en motores de encendido y de 1943 a 1947, asistió al Instituto Municipal de Arte de Tel Aviv. Al regresar a Brasil en 1948, se instaló en Río de Janeiro donde convivió con los artistas Ivan Serpa, Renina Katz y Almir Mavignier. Junto a este último comenzó a frecuentar al crítico de arte Mario Pedrosa y se vincula con la Doctora en psiquiatría Nise da Silveira fundadora del Museo de Imágenes del Inconsciente, centro dedicado a preservar las obras creadas por los pacientes psiquiátricos, experiencia que marcó un cambio en su forma de percibir el arte.

Alrededor de 1949 Palatnik, comenzó sus estudios en el campo de la luz y el movimiento, lo que dio como resultado los Aparelhos cinecromáticos (aparatos cinecromáticos), término acuñado por el propio Pedrosa. De estas investigaciones surgió su experimento Azul e roxo em primeiro movimiento, un aparato con 600 metros de cable, bombillos, motores y lentes que generaba proyecciones de luz a través de una pantalla plástica.  Esta obra, exhibida en 1951, en la Primera Bienal Internacional de São Paulo, recibió honores del jurado internacional luego de haber sido rechazada en un inicio por no cumplir con las bases de admisión. Luego de esta experiencia Palatnik continuó desarrollando una progresión de sus objetos cinecromáticos, que mostraban el funcionamiento interno de las obras y suprimía la proyección de la luz.

Casa de las Américas posee una de sus obras en la Colección Arte de Nuestra América Haydee Santamaría, un relieve en resina poliéster de 1977 que forma parte de los inicios de las investigaciones numéricas o los llamados “relieves progresivos” que también desarrollaría en madera, cartón y cuerdas a partir de la década del ochenta. El rigor matemático fue siempre una constante en su trabajo, que actuaba como un recurso indispensable para ordenar el espacio.

Esta obra ha sido incluida en importantes exposiciones de posicionamiento de la colección de la Casa como el Año Cinético en el 2009, (http://www.casadelasamericas.org/cinetico/index.php) y la exposición Pioneros del Arte Digital inaugurada en enero del 2018 durante el Premio Casa.

La obra de Palatnik aunque de larga trayectoria no tenía hasta ahora el reconocimiento internacional que merecía, aunque sí había sido representado múltiples veces en exposiciones colectivas y personales dentro de su Brasil natal. En años más recientes su obra se había disparado en el mercado y coleccionismo internacional con una alta demanda por parte de las casas de subastas más prestigiosas como Christie´s y Sotheby´s llegando a precios de escándalo. Con su muerte el movimiento cinético pierde a uno de sus artistas más vanguardistas y adelantados a su tiempo, que como bien le confesara al artista Eduardo Kac en una entrevista en 1986: “Si comenzara en el arte, hoy, sin duda estaría haciendo investigaciones con holografías y computadoras…”

Abraham Palatnik (Brasil)

Sin Título, 1977

Relieve en PVC moledado al vacío

460 x 435 mm, 5/50 Colección Arte de nuestra América. Casa de las Américas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.