Retamar: el «cantar» del poeta

por Carmen Souto

LA MÚSICA SE ENCONTRÓ CON EL VERSO… y se fundieron en apretado abrazo ante los ojos del poeta.

Dentro de la vasta obra de Retamar, son pocos pero muy valiosos los poemas en los que la música se hace presente en su verso. Quizás el más conocido sea «Oyendo un disco de Benny Moré», una mirada peculiar hacia el cantor que partió físicamente, y del que nos queda la memoria de su voz:

[…] ¡Así que esta voz
Delgada como el viento, hambrienta y huracanada
Como el viento,
es la voz de nadie!
¡Así que esta voz vive más que su hombre,
Y que ese hombre es ahora discos, retratos, lágrimas, un sombrero
Con alas voladoras enormes
—y un bastón—! […]

Han sido menos visibles su «Sonata para pasar esos días y piano», sus «Palabras sin canción» o sus «Canciones de pocas palabras», donde la música, más que centro, se convirtió en pretexto para transmitir emociones precisas más allá de la construcción imaginada del entorno que les daba origen. Así, estos poemas recorren desde momentos difíciles de nuestra historia, hasta el hermoso registro del proceso creativo del artista que comienza con el silencio, con una página vacía…

[…] Antes de ser,

Un poema

Es

Una hoja blanca

Y un montón de memorias,

Una hoja blanca

Y el corazón entusiasmado,

Una hoja blanca

Y más deseos de vivir,

Una hoja blanca

Y el pueblo cantando en las calles […]

(fragmento de «Canciones de pocas palabras»)

Y EL VERSO SE CONVIRTIÓ EN MÚSICA… esta vez en el imaginario del compositor Roberto Valera, quien musicalizó algunos de sus poemas en distintos momentos de su carrera. Así, el maestro convierte su admiración por el poeta en obras breves en las que la voz toma el protagonismo. Boletín Música, por cortesía del maestro Valera, publica en su número 52 las obras resultantes de este acertado encuentro: El fuego junto al mar y Filin, ambas para soprano y piano (2008), y Es por ti, para coro mixto a capella (1960-1963), todas visibles en el siguiente enlace: http://casadelasamericas.org/FdezRetamar/

Sirva este pequeño gesto para celebrar sus nueve décadas de vida, obra y presencia; como tributo de quienes le tenemos presente y hacemos nuestras cada día sus palabras…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.