Maria Alice Vergueiro: La dama del underground / El deseo de dejar ir

por Gabriela Perera Vitlloch

Hace casi cinco años Maria Alice Vergueiro comenzó a repasar su muerte en Why the horse? uno de los espectáculos de autoficción más trascendentales del teatro brasilero contemporáneo, que dirigió con la ayuda de Luciano Chirolli. Desde una silla de ruedas, con Parkinson, Vergueiro reunía en escena, como en un santuario sagrado, lápidas de Shakespeare, Beckett, Nelson Rodríguez – principales influencias de la actriz—y conducía al público hacia su último día en la tierra. Así, en más de cien funciones, era la pieza central de una maquinaria de teatro y despedida. Cuando el 3 de junio, supe por las redes sociales que recién había fallecido a causa de una neumonía grave, al parecer no vinculada al Covid-19, lo primero que pasó por mi cabeza fue: ya estaba lista ¡Hay que vivir como la diva!

Como los grandes artistas, Maria Alice rompió con la tradición. Y esa radicalidad inició con su vida. Su educación aristocrática la entrenó en exquisitos mandamientos sociales y familiares. Se graduó en pedagogía, contrajo matrimonio, tuvo dos hijos, fue ama de casa… luego, conoció el teatro. Romper la verticalidad de su educación la introdujo en los movimientos de contracultura y desde ahí se marcan seis décadas entregadas al teatro, al cine y a la televisión. Una carrera muy intensa en la que, ante cualquier personaje, era primero Maria Alice Vergueiro. Esa fue su principal revolución.

No existió filtro alguno en su comportamiento. Nos enseñó que es necesario tomar posiciones, hablar en lenguaje directo, sin metáforas, que no es ético ser neutral. Y así fue como en 2006, a solo un año de haberse iniciado YouTube, se hizo viral con el corto de ficción Tapa na pantera,dirigido por Esmir Filho, Mariana Bastos y Rafael Gomes. A partir de entonces Vergueiro no solo era una diva; se convertía, con más de sesenta años, en estrella de internet.

Mediante el juego con bromas y expresiones populares, como abofetear a la pantera[1], Maria Vergueiro cuenta sus experiencias durante treinta años en el consumo de marihuana, como también los problemas de la memoria, uno de los temas más trabajados durante su trayectoria.

Cuando se veía en YouTube se reconocía como actriz brechtiana, por seguir los principios de representación, trabajados desde su propio carácter. Para el contexto latinoamericano fue muy fuerte recibir esas declaraciones de Vergueiro, aunque se tratara de un ‘‘corto de ficción’’. La actriz aclaró después que ella solo proponía una despenalización aislada; la gran industria involucra el mercado de armas y esas son oscuridades terribles.

Como despedida, repaso brevemente su biografía como actriz y directora teatral. Los inicios por todo lo alto, con su inserción en el espectáculo Mandrágora en 1962, bajo la dirección de Augusto Boal para Teatro Arena. En los 70 comienza su trabajo con José Celso Martínez Corrêa en Teatro Oficina y se une al elenco de Galileo Galilei, la obra de Brecht realizada por el director de la agrupación. Ya había comentado antes su conexión con la pedagogía… pues Maria Alice fue profesora de la Escuela de Comunicación y Artes de la USP y es casi expulsada por su comportamiento anárquico en Cabaret da Rainha Louca,obra que presentó en la universidad en 1974. Ella y uno de sus antiguos alumnos, Cacá Rosset, gritaban ‘‘¡todo para el teatro brasileño!’’ mientras imitaban una escena de sexo anal. Fue un suceso que comienzó a definir rasgos característicos dentro de su teatro.

Luego llega una parte crucial en su carrera, la fundación, junto a Luiz Roberto Galízia y Cacá Rosset, de Teatro do Ornitorrinco, una de las agrupaciones más populares de las décadas del 70 y 80. Ubu / Folias Physicas, Pataphysicas e Musicaes, basada en el ciclo Ubu de Alfred Jarry fue una de sus piezas más importantes, vista por más de 350 mil personas en poco más de dos años.

Con la creación de Teatro Pândega, Maria Alice Vergueiro define una zona imprescindible en el teatro experimental brasileño. La agrupación se convirtió en la sumatoria de experiencias de la diva, que unió a un selecto grupo de enamorados del teatro y entre sí, según los testimonios de la directora. Las tres viejas fue el espectáculo inaugural y viajó a La Habana a la Temporada de Teatro Latinoamericano y Caribeño Mayo Teatral en 2012. Dirigido por Vergueiro y basado en el texto de Alejandro Jodorowsky inició la serie de creaciones que documentaron su vejez.

A través del humor como vía para acceder al inconsciente, Maria Alice Vergueiro exponía una sociedad enferma, movida por los mecanismos de poder, en un mundo de relaciones intergeneracionales en el que su personaje se entregaba para ser devorada. Con la estética grotesca de Las tres viejas también emergía el drama familiar, conexiones sociales, políticas juzgadas por sus formas patriarcales. En entrevista durante Mayo Teatral, [2] Vergueiro declaró que el espectáculo, estando en cartelera, necesitaba revitalizarse y catalogó su estancia en Cuba como una experiencia exclusiva en el historial de funciones.

Destacó también su trayectoria como actriz de cine y televisión: en la telenovela Sassaricando (1987), la serie O Sistema (2007) y las películas Maldita Coincidência (1979) y Romance (1988), de Sérgio Bianchi, Urubus e Papagaios (1985) de José Joffily Filho y Perfume de Gardênia (1992) de Guilherme de Almeida Prado; pero su trabajo por excelencia como artista investigadora es su impronta teatral.

En 2010 obtuvo el Premio Shell como Paladín del Teatro Experimental Brasileño y en el 2016 recibió el lauro de mejor actriz en el Festival de Cine de Brasilia y Premio Especial del Jurado en el Festival Gramado, por su actuación en el cortometraje Rosinha, de Gui Campos. Aún así, ningún galardón podría sopesar la trayectoria de Maria Alice Vergueiro. Sus estudios de la sexualidad, lo popular, lo grotesco, lo brechtiano marcan hoy una poética experimental legendaria. ¡Que viva siempre en la familia latinoamericana del teatro la diva, dama clandestina, irreverente, controversial, bellísima y tremenda Maria Alice Vergueiro!


[1] Consultado en http://www.ficcoes.com.br/livros/pdf/tapa_na_pantera_capitulo1.pdf

[2] Marianela González: Escena, cuerpo, revolución: la fiesta.Una tarde con Maria Alice Vergueiro, antes de llevarse de Cuba a Las tres viejas”, Conjunto n. 163/164, abr.-sept. 2012, pp. 57-60.  http://www.casa.co.cu/publicaciones/revistaconjunto/163/marianela.pdf

Un comentario

  1. Quienes la conocimos en Mayo Teatral 2012 y quienes la vimos en Las tres viejas, recordaremos a una actriz tremenda, ya limitada físicamente, pero plena de energía y con una presencia rotunda. ¡Brillante!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.