A la memoria de Jacques Coursil

por Raphaël Lauro

Es con una infinita tristeza que hemos conocido, este viernes 26 de junio por la mañana, la muerte de Jacques Coursil, inmenso trompetista de jazz y lingüista martiniqueño, especialista en Ferdinand de Saussure, quien era también matemático y filósofo lógico. Fue sobretodo un gran lector de los poetas y escritores caribeños, entre los cuales estaban Édouard Glissant, Frantz Fanon y Frankétienne, a quienes dedicó numerosos estudios y artículos, y que constituyeron su triada de elección.

Con su fallecimiento, el Caribe pierde un gigante intelectual –como ya casi no existen–, cuya trayectoria lo llevó desde París, lugar de su nacimiento, hacia Senegal, donde fue secretario de Léopold Sédar Senghor; pero también a Nueva York, donde actuó junto a Miles Davis; a Fort-de-France, donde fue profesor en la Universidad de las Antillas; y muchos otros lugares del mundo en los cuales Jacques Coursil dejó su huella, humilde y genial a la vez.

A propósito de su último disco, Trails of Tears, en el que remonta con el soplo del «lamento» el camino de exilio del pueblo Cherokee, Jacques Coursil decía que buscaba en su rastro un «gran canto», un «gran poema», pero que no quería caer en el pathos. «Las lágrimas están aquí, ya, yo solo intento que no se sequen», decía.  Así Jacques Coursil se dedicaba a hacernos escuchar, entre los silencios del lamento, la voz acallada de todos los desplazados que constituyeron el Tout-monde.



Jacques Coursil y la poeta cubana Nancy Morejón, durante el Prix Carbet, Martinica, 2009.
Foto del autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.