Noches –en directo– con Matacandelas

por Rey Pascual García

Juegos Nocturnos II

En medio de la larga pausa en los circuitos teatrales de nuestra región, muchas agrupaciones siguen usando las redes sociales como el “nuevo” espacio de representación. Algunos asumen plataformas diversas no sólo como repositorios desde donde acceder a una enorme cantidad de registros completos de puestas en escena, talleres y documentales sobre el quehacer escénico; sino que a través de las posibilidades de la tecnología del streaming, transmiten en vivo el acontecimiento escénico a la vez que mantienen un diálogo constante entre los espectadores.

Es imposible no extrañar el fenómeno de los escenarios y salas –en persona– y anhelar el retorno a ellas. Pero no puede ser frenada la necesidad de seguir produciendo un teatro que, a pesar de las distancias, sigue siendo nuestro. Hoy comparto estas notas sobre recientes acciones del Colectivo Teatral Matacandelas que, desde Medellín, Colombia, sigue llamando a creer y a crear.

Desde casi el comienzo de la rápida propagación de la pandemia, los actores y miembros del Matacandelas se dieron a la tarea de crear contenido digital sobre su trabajo. Quiero referirme a las tres últimas propuestas del grupo. A través de Youtube me reencuentro con los fragmentos de Juegos Nocturnos II. Velada Patafísica, dirigida por Cristóbal Peláez. A partir de textos de Ubú Rey de Alfred Jarry, el actor Juan David Toro hace resurgir con destreza al profesor Achras, un ser que no pertenece a este mundo, un sabio patafísico que cría poliedros.

Acompañado en los fragmentos por Sergio Dávila y Daniel Gómez en el personaje de Jarry, estos segundos Juegos… signados por la lúdica, la fragmentación y la exploración, incorporan el elemento Dadá, ese efímero movimiento que junto a una marcada estética surrealista y absurda subvierte la escena en pos de alcanzar una categoría más pictórica. El audiovisual fue producido por Matacandelas y Gato Loco Films y editado por Andrés Sánchez.

Achras, no es sino un ser –a la vez todos los seres y ninguno— que desde la patafísica rememora los recuerdos de su padre Jarry. Los fragmentos, junto a escenas de la puesta en escena Angelitos empantanados, sobre el texto de Andrés Caicedo, de la mano de Toro y de la actriz Tatiana Restrepo, llenaron en 2019 las salas de tres ciudades cubanas durante el III Taller Casa Tomada «Tierra y territorio del pensamiento y la creación joven en Las Américas», que recorrió el país, de La Habana a Santiago de Cuba, organizado por los jóvenes de la Casa de las Américas.

Acompañó a esta muestra el documental Juegos Nocturnos 2-La patafísica en el teatro, editado por Daniel Restrepo y producido por el grupo. Intervinieron en él, el director del Matacandelas Cristóbal Peláez, la actriz y productora musical Ángela María Muñoz, el asesor literario Oscar González y los actores y actrices maría Isabel García, Juan David Toro, Juan David Correa, Lina Isabel Castaño, Carolina Mejía, Edwin García, Sergio Dávila y Daniel Gómez. El audiovisual recorre las primeras lecturas de los textos, el trabajo de improvisación y las presentaciones del espectáculo estrenado el 27 de julio de 2004. La puesta, tras dieciséis años, sigue provocando ovaciones, no solo por el preciso trabajo actoral, sino por la fluida composición que sobre la escena conforman la técnica, el vestuario y el sonido, como uno de los poliedros que Achras cuida y estudia con esmero.

La tercera de las propuestas fue Antínoo. Poema dramático de Fernando Pessoa, también dirigida por Peláez. Con gran fuerza en las actuaciones, el diseño sonoro y de luces, y el trabajo de animación, la obra recrea el poema dramático del portugués escrito en 1915 en lengua romántica inglesa y publicado en 1918. Este poema erótico parte de tradiciones egipcias y greco-latinas para presentar el dolor que el emperador Adriano sufre ante la muerte de su joven y bello esclavo Antínoo, traído a palacio por los asistentes funerarios (Coro), tras haberse ahogado de forma misteriosa en las aguas del Nilo.

En la lucha del emperador por rescatar a su amado de las garras de la muerte, la acción no tiene progresión visible. Tanto el rito de velar un cadáver, como el de sufrir el dolor de hacerlo se convierten en el único tiempo de representación. El ritmo es el que marca una clave, que suena constante cada dos segundos durante casi toda la obra, y evoca la cualidad que la palabra en esta puesta infunde: la sensación de estar inamovibles, quedos, viviendo solo en el dolor. Ese sonido que marca en buena parte tanto el tiempo de los diálogos como el de la luz, al principio aparece como una provocación, que seduce y que insta a penetrarlo, al punto en que muta en pesada carga, recordatorio del dolor, fundamental para llegar a un final que no es más que la vuelta al principio.

Interpretado por Juan David Toro, Diana Valverde, John Fernando Ospina, María Isabel García, Samuel Marroquín, Margarita Betancur, Nicolás Muñoz, Sara Marín, Diana Acosta y Tatiana Restrepo, este montaje privilegia el trabajo vocal, que sigue las precisiones del poema original, y remite a la métrica usada por los coros en el teatro griego. Por entre los resquicios de este ritual funerario aparecen, valiéndose de títeres, los seres que asisten a Adriano en su dolor y en su insistencia de llevar su amor a alcanzar la divinidad.

En el programa de mano un verso define y resume toda la obra, estrenada en 2019: “Cuando el amor se encuentra con la muerte no sabemos qué sentir, cuando la muerte derrota al amor, no sabemos qué saber”.

Luego de la propuesta, desde de la plataforma Google Meet, se abre cada noche un diálogo entre el público, los actores y demás miembros del equipo de Matacandelas como vía de reflexión y discusión, no solo de las puestas en escena sino de las problemáticas y el futuro de la creación teatral en estos tiempos de distanciamiento.

Queda invitarles a seguir de cerca el trabajo del Colectivo Teatral Matacandelas, que cada semana en transmisiones directas desde su canal de Youtube nos da razones para seguir aplaudiendo el teatro y la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.