Instantáneas. Mario Benedetti 1996-1997

Por Williams Mendoza

La biblioteca de la Casa de las Américas presenta una selección de instantáneas de la exposición: Siglo Benedetti: a 100 años de su nacimiento que se encuentra a disposición del público en la galería a cielo abierto del Parque Rodó, Galería del Centro de Fotografía de Montevideo (CdF). Las obras escogidas son de la autoría del fotógrafo Eduardo Longoni quien durante siete meses —entre 1996 y 1997— acompañó a Benedietti en un recorrido por el Montevideo de su vida y de su obra. Ahí está el eco del Parque Capurro que aparece en La borra del café y de esos lugares del Centro que son el escenario de La tregua y Montevideanos

Con la curaduría de Laura Lavergne y la participación de la Fundación Mario Benedetti y el Centro de Fotografía de Montevideo, la muestra es un testimonio de la centralidad del escritor en la literatura latinoamericana y en la vida cultural del siglo XX. Estas fotos también pueden ser encontradas en el libro digital 100 años del poeta de la gente Mario Benedetti. Fotografías de Eduardo Longoni, edición independiente realizada por Laura Lavergne y Jorge Piccini. Esta publicación pretende ser la piedra angular de una colección de libros de fotografía digital que incluirá dos libros en los que los autores se encuentran trabajando, uno de fotografía cubana y otro de un colectivo de fotógrafos argentinos sobre Cuba.

« 2 de 2 »

Mario Benedetti por las calles de Montevideo. Texto incluido en la presentación de la exposición y en el libro digital.

Por Eduardo Longoni

Fotografiar a Benedetti por las calles de Montevideo fue puro descubrimiento. Pude vislumbrar la devoción que tenían los uruguayos por su poeta mayor. Benedetti había vuelto de doce oscuros y enturbiadores años de exilio y, en esos días, empezaba a extrañar aquello que ya no estaba y a sorprenderse, de a poco, con las novedades: la ciudad había cambiado, la avenida 18 de Julio ya no tenía los árboles de entonces. Los rostros mostraban otra expresión y él había estado ausente. Sin embargo, estaba feliz, de vuelta entre los suyos, junto a Luz, el amor de su vida, su mujer de todos los tiempos.

Mario caminaba por las calles adoquinadas y la gente se le acercaba a pura sonrisa, embelesada de tenerlo de nuevo. Muchos eran jóvenes y casi todos llevaban un libro de sus poesías o sus cuentos. Los sacaban de viejas carteras, de portafolios ajados, en pequeñas ediciones de bolsillo que salían de sobretodos grises, tal vez escondidos y desempolvados luego de tantos años de dictadura.

Mario siempre se detenía, amable, como el abuelo que no era, con todo el tiempo del mundo para escuchar y ser escuchado. Para entender y ser entendido. Que sus libros volvieran a la calle, gastados, leídos, lo ponía feliz.

Me acuerdo de una tarde en particular. Tomamos uno de esos viejos ómnibus que aún circulaban por Montevideo, rumbo a la Ciudad Vieja. Una vez en plaza Matriz, vi uno de esos añejos bancos. Le pedí que se sentara. Mario se puso a garabatear unas palabras en su libreta. Aunque se llevaba bien con la computadora, escribía sus poemas a mano.

Yo fui y vine. Lo fotografié de frente y de atrás; él se perdió en su laberinto de palabras. Me senté a una distancia prudencial. Movía sus manos sobre la libreta, también sus pequeños ojos inquietos. Pasaron los minutos, casi media hora… allí estaba, sentado en el banco de una plaza de su ciudad, pero fuera del universo. Como un jubilado con alma adolescente, por fin emergió del más allá.

—¿Ya tomaste la foto?

—Sí, hace rato terminé.

—¡Ah! Yo aproveché y creo que me salió algo.

Un mediodía, mientras almorzábamos en un boliche del centro de la ciudad, le anuncié a Mario que ya tenía bastantes fotos para el libro que soñaba hacer. Además (y esto no se lo dije), me estaba quedando sin dinero para el proyecto. Mario levantó la vista del plato en el que todavía quedaba medio bife, dos huevos fritos y una montaña de papas fritas. Me miró desconsolado: «¿Cómo que ya terminaste? ¿Y ahora qué excusa voy a ponerle a Luz para venir a comer todo esto». Tenía prohibido comer tan pesado (¡yo no lo sabía!) y Luz lo cuidaba especialmente.

Terminó el plato y pidió un postre enorme. Salimos rumbo a su casa, estaba pensativo. De repente se le iluminó el rostro. Sobre la 18 de Julio vio una agencia de turismo. «Vení, acompañame», ordenó. Entramos y pidió un pasaje Buenos Aires-Montevideo a mi nombre. «Venís la semana que viene, yo invito. Así tengo este tiempo para ilusionarme con que dentro de siete días podré volver a darme un atracón. Será el último, pero lo estoy empezando a disfrutar desde ahora», dijo riéndose. Él era así, un tipo ocurrente, querible, entrañable.

Eduardo Longoni

Nació en 1959. Vive y trabaja en Buenos Aires. Luego de cursar tres años de la Licenciatura en Historia en la Universidad de Buenos Aires (UBA) comenzó su actividad profesional como fotógrafo documentalista. En 1979 ingresó a la agencia Noticias Argentinas y más tarde creó su propia agencia: EPD/Photo.

Durante 25 años se desempeñó como editor de fotografía y como fotógrafo en el diario Clarín.

Ha realizado numerosos ensayos fotográficos con temas tan diversos como la vida de escritores, el mundo de la fe, las fiestas populares y la situación política y social del país. Sus imágenes han sido publicadas en la prensa y en once libros. Las fotografías de Mario Benedetti integran uno de esos libros, Poemas revelados publicado por las editoriales Losada y Océano en 1998.

Desde 1988 desarrolla actividad docente; ha dictado cursos, seminarios y talleres de fotografía documental. Sus imágenes de los años de la dictadura y los turbulentos comienzos de la democracia en Argentina han sido expuestas en más de 50 países. En 2013, la Legislatura de la ciudad de Buenos Aires lo nombró Personalidad Destacada de la Cultura.

www.eduardolongoni.com.ar

Laura Lavergne

Nace en 1965. Es fotógrafa, y docente de fotografía. Curadora y productora de los encuentros y muestras de libros de fotografía ELFA Encontros de libros de fotografía de autor con la Biblioteca Itinerante de Floripa na Foto (Florianopolis-Brasil) y del Noviembre Fotográfico de la Fototeca de Cuba. En Argentina, “LibroVa!” de la Escuela Municipal de Fotografía de Berazatgui-Buenos Aires. Realizó trabajos free-lance para diferentes medios y editoriales de libros: Rev. El Porteño, Suplemento de Cocina del Diario y Revista de La Nación, Editorial Planeta, Emecé Argentina, Tusquets, Beas Ed. Como fotógrafa realizó varias exposiciones (individuales y colectivas). Autora de la Edición Independiente del libro Em terra. Ediciones de Prototipos únicos de libros de fotografía: Mujeres, Mi árbol, Womem & Men, ThayKoffee. Libros de artista Caja de Te, Artesanales Em terra y Libro-Lámpara Em terra. Colectivo de Mujeres “Por Mulheres”, Varal da Trajano-Brasil. Actualmente forma parte del equipo de FELIFA (Festival de Libros de Fotos de Autor), Curadora de los Encontros de Livros de Fotografía de autor (ELFA) de los festivales Floripa na Foto y BC Foto Festival Camboriú/ Brasil y de las muestras de libros de la Fototeca de Cuba. Dicta talleres de fotografía y autoedición de fotolibros en Argentina, Brasil y Cuba. Trabajos independientes.

Jorge Piccini nace en Basavilbaso Entre Ríos en 1974. Luego de vivir 20 años en Santa Fe desde el 2002 vive y trabaja en la ciudad de San Carlos de Bariloche, Patagonia Argentina. Licenciado en diseño y fotógrafo, docente en el área de Diseño Gráfico en nivel medio y terciario en el Instituto Superior Patagónico de la ciudad de San Carlos de Bariloche. Director, edición y contenidos de la Revista de

Fotografía latinoamericana Bex. Es editor de los siguientes libros: “Ella también” (autorretratos de fotógrafas), “Charlas con fotógrafos latinoamericanos”, “Historia de una foto”, “Ese instante que no se olvida”, “Mensajes al poblador rural”, “Reforma” (en coedición con Liliana Contrera), “Antes de los Aplausos”, “Patagonia” (en coedición con Sol Tuero), “Pequeñas anécdotas sobre la cuarentena” (en coedición con Virginia Moreno). Ha expuesto, realizado ensayos, dictando charlas y talleres en Argentina, Chile y Ecuador. Su pasión por los libros lo llevó a dedicarse de lleno a la edición y diseño de libros de fotografía, a la divulgación y realización de proyectos relacionados a la fotografía latinoamericana.

lpeditores@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.