Esteban Morales: Palabras sobre Madrigal para un príncipe negro

A proposito de la presentación en la Sala Manuel Galich del más reciente poemario de la Premio Nacional de Literatura Nancy Morejón, compartimos las palabras del economista, politólogo, investigador y profesor en la Universidad de La Habana Esteban Morales sobre el cuaderno Madrigal para un príncipe negro.

Por Esteban Morales

El poemario que nos ha regalado nuestra Premio Nacional de Literatura Nancy Morejón, marca de manera indeleble, el recuerdo de una tragedia que ya se ha hecho inolvidable.

Es como si la sangre de George Floyd se hubiera derramado sobre sus asesinos. Convirtiéndose en una costra imposible de lavar.

Es la muestra más bella y evidente, de que se puede hacer justicia, con el arma de la poesía. Con este libro el crimen ha recibido su sentencia.

Yo diría que el asesinato de George Floyd, marca el comienzo del final de la impunidad del racismo, en la sociedad más racista del universo conocido.

Que haya sido una negra cubana, premio nacional de literatura, la autora de estos poemas, nos enorgullece y cubre a todos con el manto de la solidaridad, el amor y el dolor que los cubanos sentimos ante tan horrendo crimen.

Especialmente, tres poemas me han impresionado, a punto de hacerme saltar las lágrimas.

Y quisiera leerlos, con la voz y entonación de mi limitado conocimiento de la poesía.

Dice Nancy en la Pag. 21.

Eras alguien sin voz y te escuché cantar una canción desconocida.

Eras alguien sin lengua y ya eres un poeta.

En esta tierra nadie había conocido tu nombre ni tu historia.

Ya puedes respirar, ya tú respiras.

Has entrado en la vida, como un monarca en celo para revelarnos todos sus secretos.

Y te escucho decir I am somebody,

 I am somebody.

En las páginas 22 y 23 Dice Nancy:

Aquí yace George Floyd, traído en un coche de aguas negras, tirado por caballos dormidos.

El firmamento entero se derrumbó a su sombra como un polen sin salmos, como un arroyo lento.

Aquí yace George Floyd, su cuerpo será un árbol que crecerá en medio de los bosques en el fragor del alba y la noche serena.

Esas hojas no caerán al vacío.

Esas hojas, en su ritual verdor, irán cayendo hacia la tierra firme de sus ancestros sembrada de esperanza y de helechos, en la comarca cándida en el planeta entero que habrán cambiado para bien

de otro mundo posible

Aquí yace George Floyd.

 Los poemas de Nancy, muestran que la poesía es también política y programa de lucha.

En su horrendo y al mismo tiempo,casi tranquilo morir, George Floyd, nos estaba diciendo, sigan el camino, que al final está la gloria.

Muchas gracias, querida Nancy, por haber engendrado esta obra que ahora nos acompaña por el resto de nuestras vidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.