Kraks teatral: miradas al Festival de Teatro de Caracas.

Por Aimelys Díaz

Una nueva revista ha llegado al panorama teatral latinoamericano y caribeño. Agradezco al investigador y productor venezolano Luis Mancera, quien me envió el link para acceder a Kraks teatral. Con frecuencia trimestral se concibe esta revista, como una alternativa para el diálogo de teatristas, ante la imposibilidad de realizar de manera presencial el Festival de Teatro de Caracas en el contexto de la pandemia. Investigaciones académicas, artículos críticos y textos teatrales, confluyen en la publicación virtual que ya cuenta con dos números editados.[1] Marcada por la diversidad de temas abordados, en Kraks teatral se encuentran trabajos dedicados a la danza, la narración oral escénica, el circo y la escena titiritera.

Recuerdo el Festival de Teatro de Caracas en su edición de 2017 –al cual asistí en representación de la Dirección de Teatro y de la Casa de las Américas–, como promotor de escenarios múltiples y transdisciplinarios. Así observo a esta revista, una evidencia de la fuerza que ha alcanzado el festival en la escena venezolana y latinoamericana. El reto lo han asumido los organizadores del evento, para de alguna forma mantener viva la convocatoria teatral de este evento.

Para quienes participamos de la coordinación editorial y realización de una revista dedicada a las artes escénicas, conocemos las complejidades y retos que implica pensar y hacer una nueva publicación. Algo que en el contexto de la Covid-19 se puede dificultar aún más. Según Luis Mancera, quien también es coordinador de la revista, “desde hace casi treinta años, Caracas no tenía una revista especializada en la escena. Hubo algunos esfuerzos editoriales, pero en los que el teatro quedaba subsumido entre otras expresiones del arte. Niky García y Jericó Montilla, quienes asumen la dirección y la producción del Festival de Teatro de Caracas, respectivamente, idearon este espacio a partir de la necesidad de la divulgación y de preservar la memoria del quehacer, la investigación y el pensamiento teatral caraqueño y venezolano”.

Mancera cuenta por qué decidieron llamarla Kraks, una palabra que “resulta una abreviación urbana de Caracas. Es un juego con la manera de hablar de las juventudes urbanas, de las prácticas culturales ‘patineteras’. Aunque la revista tenga un lenguaje especializado, e invitados e invitadas del teatro venezolano y latinoamericano de gran prestigio, nuestro objetivo es realizar una propuesta que se acerque y forme a los públicos jóvenes”, señala.

En los dos números puestos en red se encuentran trabajos de Daniel Omar Luppo, Marcelo Castillo, Federico Polleri, Rodrigo Vélez, junto a voces de la escena venezolana como Germán Ramos, Somar Toro, Deiby Fonseca, Carlos Arroyo y Jericó Montilla. Pueden leerse entrevistas a figuras importantes como la realizada a la directora chilena Aliosha de la Sotta, líder de la Compañía Teatro La Mala Clase. También, halla su espacio la mirada de Jorge Dubatti con su investigación en torno al convivio y al tecnovivio como fenómenos de recepción de los procesos teatrales. Ello es muestra de que la revista, aún con un largo camino por recorrer, alcanza su objetivo de pensar y promover el acontecimiento escénico.

El diálogo con Mancera continúa, y el encuentro con la revista se torna preámbulo para conversar sobre cómo ha sido la escena venezolana en estos tiempos de confinamiento.

“Profundo y riesgoso”, el investigador califica el impacto de la pandemia en la escena venezolana. “El teatro es labor y trabajo cultural para los creadores, pero también es vida. Es un dilema económico y social por el que atraviesa el sector teatral venezolano. Algunos centros culturales privados se mantienen firmes en sus programaciones, con materiales que tenían resguardados y ya grabados, y apuestan a la emergencia de nuevos formatos y performatividades.

“En la calle han ocurrido intervenciones escénicas espontáneas en barriadas y urbanizaciones. También al inicio de la cuarentena –cuando poco comprendíamos las dimensiones de lo que vivíamos– hubo acciones impulsadas por la Fundación Circo Nacional de Venezuela para darle color y alegría al espasmo que vivimos en meses anteriores.

“El sector independiente se ha volcado a las redes sociales para promocionar sus trabajos, crear propuestas de práctica teatral grabada y generar espacios lúdicos formativos libres, para obtener ingresos. El artista y el creador deben mantenerse en estas costosas condiciones en que vivimos. Este sector es el que más ha sufrido la pandemia y la presión política extranjera que existe sobre el país”.

Ante estas nuevas estrategias creativas, Mancera afirma que la esencia del teatro debe mantenerse viva aunque “esta interpelación de lo digital y abrumadora infodemia sí nos ha abierto un debate importante: el teatro, la danza, el circo y la ópera (respondo por la performatividad de las artes escénicas) tiene ahora una dimensión comunicacional que ensancha sus cauces, sus formatos y su multiplicidad. He tenido cercanía con profesionales y creadores de las artes audiovisuales que mantienen un inmenso respeto y reverencia hacia el arte convivial, cuerpo a cuerpo, permitiendo un diálogo honesto con lo grabado y lo filmado; lo traducido.

“Han surgido puestas en escenas grabadas en espacios cotidianos como la casa y la oficina, que no son formalmente teatrales ni ‘no convencionales’, pues la acción escénica grabada acontece en otro tipo de espacialidad. También se han realizado lecturas dramatizas, en las cuales el actor ha debido trabajar más con su voz, elemento esencial en la escena y que a veces no se tiene en cuenta.

“Eso sí, he notado una supeditación de estas performatividades a las condiciones de las redes sociales y sus modos de consumo: por ejemplo, el llamado Live o en vivo con condiciones de transmitirse en sesenta minutos, el storie o las ‘historias’ de duración de treinta o sesenta segundos. Hay temores evidentes en el constreñimiento de la mirada o cambio radical de la estética de la recepción por parte del espectador. Aún el panorama no está claro, ¿esto será llamado ‘teatro’ o una cualidad de la performance y la acción teatral?”

Mancera se refiere al caso específico de las juventudes que han “explotado” las redes. “Ellos fueron quienes expandieron las acciones escénicas y teatrales puntuales para ser grabadas. Recientemente acompañé al valioso Festival Círculo Escénico en su V Temporada dedicada al joven teatrista venezolano Robert Cedeño, quien partió a otro plano este año después de una dura batalla de salud, no vinculada a la Covid-19. Este es un festival de jóvenes,[2] por jóvenes y para todo el público venezolano. En la edición de este año, la decisión central de sus organizadores fue utilizar el formato de radioteatro para desarrollar su programación, que tuvo un amplio eje formativo con invitados e invitadas latinoamericanos. Veintidós obras radioteatrales de Venezuela, Brasil, México, Chile, Paraguay, Colombia, Argentina se presentaron con una inmensa calidad, pese a contar con recursos limitados”.

Acerca del futuro del Festival de Teatro de Caracas, Mancera comparte la opinión de su director Niky García, “las agrupaciones nacionales e internacionales se mantienen en espera y respetuosamente agendadas en sus espacios, salas y horarios para el año 2021 y cuando corresponda hacerlo de manera responsable y saludable con nuestro público venezolano se hará el festival”.

¿Y el futuro de Kraks teatral?

“Esperemos que luego de este año pueda mantenerse y acompañar otras ediciones del Festival de Teatro de Caracas 2021, 2022… Desde luego, también deseamos que otras alcaldías y organizaciones independientes venezolanas asuman el desafío y compromiso de generar revistas transdisciplinarias en las artes escénicas y así generar un sistema de información y difusión para las y los creadores de la escena”.


[1] La revista puede consultarse en: https://www.festivaldeteatrodecaracas.org.ve/index.php/descargables

[2] Enlace del festival de jóvenes: http://circuloescenico.plateacaracas.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.