Desierto: la ruta de la muerte

Por Amanda Sánchez Vega*

Desierto (México, 2015), largometraje dirigido por el mexicano Jonás Cuarón, debe su nombre a la denominada ruta de la muerte y teje su argumento alrededor de la cacería que un vigilante hace a unos migrantes que intentan llegar a los Estados Unidos. Con opiniones positivas y negativas lanzadas por la crítica especializada logró galardonarse en varios festivales internacionales de cine, pero muchos se han cuestionado cuál era la intención del director con este filme. Al respecto Cuarón declaró que:

Ya ha habido muchas películas que han hecho muy bien esa parte analítica, como “La jaula de oro”. Yo no quería generar una conexión intelectual con el público (…) la intención era voltear el esquema de una película Hollywood, el héroe gringo huyendo de villanos extranjeros (…) lo hice sobre todo para poner una lupa en una retórica de odio que es usada por varios políticos y que se me hace bastante peligrosa (1).

El espectador es ubicado en la inmensidad del desierto de Sonora (Baja California), donde un grupo de migrantes mexicanos indocumentados se ven obligados a recorrer la zona a pie tras la avería del camión en el que viajaban. Guiados por dos coyotes logran atravesar la alambrada que demarca la frontera enfrentándose al ambiente hostil del desierto, con cautela para no ser detectados por la migra.

Poco después, para agravar la situación, entra en escena Sam, un estadounidense cuyo hobby es cazar a los indocumentados que ´invaden´ su territorio, convencido de realizar con ello una tarea patriótica y es en quien recae el punto de giro de la cinta. A partir de ese momento el camino se torna una lucha constante contra el miedo y por la supervivencia, dando paso a una larga persecución en la que los conflictos redundan el enfrentamiento físico. El guion no contiene una compleja caracterización dramática de los personajes, esta se reduce a una breve conversación que sostiene Moisés con Adela (únicos supervivientes); por ello, muchos críticos afirman que peca de simple a pesar de su complejidad técnica y de su puesta en escena.  

La película abre con un grupo de migrantes que van en la cabina de un camión. Uno de ellos lee el mensaje impreso al dorso de la estampita de un santo: “partir es un poco molesto, llegar nunca es llegar definitivo hasta descansar en ti (…) y quiere llegar seguro al puerto de la vida”;  lo cual sugiere cierto paralelismo entre dos manifestaciones diferentes del viaje, uno de índole espiritual y otro de carácter geográfico dando lugar a un entrelazamiento simbólico entre travesías distintas e indicándose así que, en esencia, estar vivos nos convierte en tripulantes de la misma nave. Puede afirmarse con seguridad que este es el único momento metafóricamente elaborado de la cinta.

El rol protagónico recae en Moisés, interpretado por Gael García Bernal, sobre quien el propio Jonás Cuarón, reconoce: “Gael es un actor que realmente admiro. Sabía que necesitaría un actor que pudiera llevar una audiencia. También sabía que, al crear este héroe, que normalmente es un migrante sin rostro, pensé que sería interesante usar una estrella, una cara con la que las personas de todo el mundo pudieran identificarse” (2). Mientras que el villano (Sam) es interpretado por un actor de televisión medianamente conocido (Jeffrey Dean Morgan). Ambos nombres tienen un sentido simbólico, el primero se refiere a aquel que atraviesa el desierto en busca de la tierra prometida; el segundo al emblemático tío Sam, ícono del nacionalismo estadounidense.

Estéticamente Desiertopresenta una excelente factura lo cual se aprecia tanto en la fotografía como en los escenarios escogidos (casi todos naturales). La inmensidad del desierto queda plasmada en la profundidad de campo de varias tomas y en planos de conjunto (long shot) que indican la pequeñez del migrante frente a la magnitud de la naturaleza.

Los vertiginosos movimientos de la cámara sumergen al espectador en una persecución que devendrá el hilo principal de todo el filme, por lo que los disparos y la violencia sustentan la mayor parte de la tensión dramática en la obra, al punto de que los diálogos son muy escasos (estos acontecen en varios idiomas: español e inglés y el híbrido resultante de la mezcla entre ambos, conocido como spanglish). La banda sonora refuerza las escenas más intensas, en su mayor parte asociadas a la persecución. Son pocos los momentos de silencio, utilizados para enfatizar el sonido de los disparos o los gritos de dolor de los migrantes al ser alcanzados por las balas.

Es una película de género, que cumple con parámetros propios de una chase film. Enmarcada dentro de una perspectiva estética propia del cine de acción de los años 70, recurre a elementos que le son característicos como: una trama lineal basada en el binario héroe (Moisés)-villano (Sam), junto a la consabida joven desvalida salvada por el héroe (Olivia), un animal (Tracker) y un final feliz (sobreviven el asecho de Sam pero no queda claro lo que ocurre después). En este sentido Desierto rompe con la norma imperante en el cine, en virtud de la cual se tiende a mostrar la realidad migratoria desde los códigos narrativos típicos del drama.

En conclusión, para el director la migración es solo un telón de fondo, casi un pretexto para un thriller de acción. Si bien la denuncia a los cientos de personas que mueren a manos de los vigilantes se restringe al arquetipo del persecutor y el perseguido (cazador – presa) el filme retrata a aquellos que se autoproclaman jueces, movidos por el odio, la xenofobia, el ´patriotismo´ y ultranacionalismo. Entre disparos logra atisbarse un ápice de realidad que no deja a un lado la relevancia social y política del tema.

* Fragmentos del ensayo Por la tierra prometida: la odisea del migrante latinoamericano en el celuloide, próximo a publicación por la editorial cubana La Luz.

Notas y bibliografía

  1. Burstein Sergio (2016). “Entrevista con Jonás Cuarón, director de Desierto”. Visita 23 de marzo de 2018 en http://www.manganzon.com/entrevistas-de-cine/431-entrevista-con-jonas-cuaron-director-de-desierto.html
  2. Cuarón, Jonás (2015). “Conferencia de Prensa Desierto”. Visita 15 de febrero de 2018 en  https://www.youtube.com/watch?v=pjG6ZmTxo
  3. “Expresión del medio cinematográfico norteamericano para designar el filme cuya trama gira en torno a una persecución, a la cacería implacable de una persona o grupo que huye”. En Santovenia, Rodolfo (2001). Diccionario de cine: términos artísticos y técnicos. La Habana: Editorial Arte y Literatura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.