Una gran producción: Conjunto.

Por La Ventana

La tarde del jueves 17 de diciembre no fue una presentación habitual de la revista de teatro latinoamericano y caribeño más importante de la región, que posee la Casa de las Américas y dirige hace muchos años Vivian Martínez Tabares. Tres factores contribuyeron a ello. El propio día, sus presentadores y el material que ponían a disposición del público; un público discreto en sala por las medidas de distanciamiento, pero ansioso en las redes porque el evento pudo ser visto en vivo vía streaming desde el canal de YouTube de la institución.

El número 197 de la revista Conjunto, correspondiente al trimestre de octubre a diciembre viene a ser una especie de resumen, de cierre si se quiere, de un complejo año que ha cambiado la mirada en torno a los modos de hacer y pensar la escena en la región. Contada desde la sensibilidad de los propios hacedores de este arte que se parece más a la vida que la vida muchas veces, repleta de voces autorizadas y potentes dentro del ámbito de la creación latinoamericana, esta entrega pone frente a nosotros la realidad personal de cada uno de los que se enfrentan cada día a una pregunta sin respuesta: ¿Tenemos el mismo teatro hoy?.

Desde la Sala Manuel Galich de la Casa brindó su mirada siempre acuciosa, reflexiva y pegada a la espiritualidad que encierra el teatro, el reconocido dramaturgo, crítico y poeta cubano Norge Espinosa, y desde Buenos Aires, también acompañó el investigador, académico y crítico argentino Jorge Dubatti quienes en un ejercicio de síntesis exquisita compartieron sus apreciaciones del número.

Espinosa, quien hizo caer en cuenta del día donde se presentaba la revista, que para nada fue azar, y si concurrente con una fecha señalada en el universo emocional de los cubanos, – 17 de diciembre, día de San Lázaro, patrono al cuidado de enfermedades y pandemias, y que cada año es peregrinado por el pueblo de la isla- comenzó pidiendo bien para todos y para el teatro latinoamericano en un 2020 que ha sido tan complejo, donde «hemos tenido que reaprender a encontrarnos y también a despedirnos».

El mismo crítico dedicó sus palabras a revisar la extensa línea de pensamiento que compone este número de la revista. Señaló que el lector podrá acercarse a las reflexiones de veintisiete artistas, invitados por el equipo editorial de Conjunto a pensar el hecho escénico durante la pandemia. ¿Cómo la Covid-19 ha obligado a reexaminar los modos de hacer en la escena? ¿Cuál es el teatro por venir? ¿Cómo entender la vida hoy y llevarla a las tablas? ¿Será igual el teatro luego de «esta intensa espera»?. Señala el propio Norge que es imposible ya pensar un teatro desprendido de la virtualidad que tanto ha aportado en herramientas durante este periodo para mantenerse conectados, aun cuando el calor de la cercanía sigue siendo tan necesario.

Desde diversos escenarios y ciudades nos llegan las miradas y las historias, porque esta es una edición de historias, de sentimientos: Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador, España, enclaves latinos en los Estados Unidos, México, Nicaragua, Paraguay, Perú, la República Dominicana y Uruguay, todos ellos nos llegan en mensajes ordenados en estricto orden cronológico, tal cual llegaron a manos de los editores. Actores, directores, dramaturgos, críticos, investigadores y gestores -la mayoría de ellos desempeñan múltiples roles a la vez-, brindan sus testimonios, análisis “que van de lo íntimo a lo grupal, del recuento pasado al intento por diseñar el futuro, y de lo inmediato anecdótico o sentimental a lo más trascendente, con resonancias que sobrepasan la creación teatral para aventurarse en reflexiones de mayor alcance, políticas, filosóficas y ontológicas”, como señala la nota editorial que los acompaña.

Por su parte Dubatti, agradeciendo la invitación a exponer sus comentarios sobre este número que considera «una gran producción», no solo por el contenido excepcional que agrupa, sino por los propios autores, invita a consultar «Memorias pandémicas por la supervivencia del teatro», que colecciona un universo impresionante, donde los antes ya mencionados 27 especialistas, dejan un cúmulo de material «que indudablemente se convertirá en un insumo para pensar lo que desde el teatro latinoamericano sucedió durante el año atravesado por la Covid-19», dice. Es esta Conjunto «un canon de multiplicidad, una proliferación de opiniones muy distintas, desde varios lugares y vivencias, prácticas, actitudes políticas diversas y hasta territorialmente expresadas, pero que si tienen un punto en común: la resistencia y la fuerza desde el teatro». La revista, sustenta Dubatti, viene a revalorizar desde la añoranza el concepto de Covivium: el cuerpo humano presente, donde se extraña la cercanía, la reunión, el abrazo.

La encuesta se complementa, desde la creación ficcional, con cinco breves textos teatrales extraídos del libro Cenas do Confinamento / Escenas del Confinamiento, estos son: Odio la luz azul al oído, de Brian Kobla (Buenos Aires, Argentina); Live, de José Ramón Castillo (México-Brasil); La bufanda, de Moira Mares (Buenos Aires, Argentina); Diario de cuarentena o las cosas que hago para no apagarme, de Natasha Zaiat (Buenos Aires, Argentina) y Balcones, de Zurdo Molina (Río Gallegos, Argentina). También el libro, junto a otros títulos, aparece reseñado en la sección Últimas Publicaciones Recibidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.