Primer Festival Latinoamericano de Actividades Escénicas con Temáticas de Género

Por Candela Gomes Diez

“Salir de vuelta a la cancha teatral”. Con ese objetivo, comienza el 1º Festival Latinoamericano de Actividades Escénicas con Temáticas de Género, que se estará presentando desde ayer lunes hasta el 28 de marzo con una programación mixta de obras virtuales y presenciales que reúne el trabajo de mujeres y diversidades en dramaturgia y dirección.

Teatro, danza, clown y performance serán algunos de los formatos que podrán verse entre las 15 obras que integran la agenda, y donde confluyen diversas compañías y artistas de Uruguay, El Salvador, Ecuador, Perú, Chile y Argentina. Con entradas populares y otras a la gorra (que pueden adquirirse en www.alternativateatral.com/ficha_evento.asp?codigo_evento=2332), las actividades virtuales se han transmitido desde ayer lunes hasta el miércoles y las presenciales tendrán lugar de jueves a domingo en el Centro Cultural Cultura del Sur de Argentina, en coproducción con Chile.

De forma online, podrán verse Caótica (Chile); Relato situado. Mujeres construyen memoria (Argentina); Mirando desde lo invisible (Ecuador); Libertina en busca de la libertad (Chile); Ñangupe y el propietario (Uruguay, para toda la familia); Como placas tectónicas (Argentina); Todas las anteriores (Argentina); En otro orden de cosas (Argentina); Misky (Perú, para toda la familia) y Lonra (El Salvador). Y en vivo, con producción local en todos los casos: Piel de Cordero. Estoy acá; Nenina; Pacha Marita (para toda la familia); Contracciones e Insomnio Pizarnik.

“Nunca habíamos gestionado un festival de estas características”, cuenta la actriz, directora y dramaturga Natalia Badgen, a cargo de la producción general y curaduría del evento junto con Melania Buero y Camila Carmona Diaz. “Con Camila, actriz y productora de Chile, hicimos varios viajes juntas con nuestros trabajos escénicos que tratan temáticas de género, y de ahí surgió la idea de hacer este festival para que fuera un encuentro entre aquellas artistas de Latinoamérica con materiales interesantes que fuimos conociendo. Y ahí conversamos con Cultura del Sur, con el objetivo de descentralizar el teatro de la Capital Federal y llevarlo al conurbano”.

Las temáticas abordadas en la programación son variadas, pero siempre con el foco puesto en visibilizar las luchas del colectivo de mujeres y las diversidades sexuales y de género. “Ñangupe y el propietario está vinculada a los pueblos originarios de Uruguay, y al rol de la mujer en ese contexto y en Como placas tectónicas se habla acerca de los archivos y la herencia familiar de las mujeres y diversidades en nuestras familias. Por otro lado, en Piel de Cordero. Estoy acá, obra de Zuleika Esnal, la dramaturgia se construye a partir de textos biográficos de mujeres que sufrieron situaciones de violencia de género. Y en esa línea, también se puede ver Nenina en la que se aborda la temática del aborto y el caso de Romina Tejerina y Contracciones donde se debate acerca de la apropiación de niños y niñas durante la dictadura militar”, detalla Badgen quien integra el elenco de Como placas tectónicas, que tendrá una función en vivo por Zoom.

La brecha entre hombres y mujeres en las áreas de dramaturgia y dirección es una de las causas que explica la realización del festival, según advierte la actriz y productora. “En el circuito independiente hay muchas creadoras mujeres, pero los roles de trabajo en el teatro oficial y comercial están copados por hombres. Y si bien las temáticas de género de a poco se van haciendo lugar en las artes escénicas, e incluso en ficciones audiovisuales, todavía cuesta mucho instalarlas”.

La decisión de sumar a compañías latinoamericanas tampoco es azarosa, y Badgen comenta que esa idea surgió al calor del movimiento de mujeres, el Ni una menos y la “marea verde”. “Con las artistas que participan nos conocimos militando. Y viajando nos dimos cuenta de que hablar de estas cosas también era una inquietud para muchas de ellas y, a la vez, el hecho de que en otros países como Paraguay y Chile se empezaran a dar las luchas por la legalización del aborto después de nuestra marea verde, hizo que nos interesara que eso se viera reflejado en el festival a través de los materiales escénicos. Por eso, aprovechando estos nuevos tiempos, pensamos que este es un momento para renovar la actividad teatral”. 

Tomado de Página/12

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.