Conjunto 198, una edición desde la pluralidad

Por Dianelis Hernández

La revista de teatro latinoamericano Conjunto llegó a su edición 198, nuevamente en medio de la crisis mundial que limita los abrazos y esa cercanía imprescindible que lleva este arte en su raíz. Pero el colectivo que la construye, sí, porque la construye, no cree en pandemias y nos deja un registro completo de lo acontecido en materia de creación escénica durante el ultimo trimestre del continente.

En la tarde de este jueves 25 de marzo la Sala Manuel Galich de la Casa acogió la presentación de la nueva entrega, acercándose, de a poco, a los tiempos normales y al Día Internacional del teatro próximo a celebrarse. Invitadas de lujo tuvieron a cargo esta vez las palabras que reseñaron Conjunto. Comentó la revista en la sala la dramaturga y profesora cubana Raquel Carrió, dramaturgista del Teatro Buendía, con una amplísima trayectoria cuando se habla de teatro, no sólo de la isla, y vía digital (gracias a la interconexión digital tan útil en pandemia) la dramaturga y directora mexicana Raquel Araujo, líder del Teatro La Rendija, de Mérida, Yucatán, acompañadas por su directora Vivian Martínez Tabares.

Raquel Carrió además de realizar un recorrido minucioso por los textos que componen la edición, y que inevitablemente invitan a leer la revista que ya está en formato digital disponible para su descarga, remarcó la diversidad que posee este número, no solo en temas, sino en voces y criterios que perfectamente conviven en armonía. Pero una diversidad con calidad -dice- que empieza a ser valiosa en el punto que múltiples razonamientos rigurosos se nos presentan. Ensalza la propia Carrió la coherencia que de principio a fin conduce la revista, donde los textos están enlazados llegando a formar un único discurso: se extraña el teatro en vivo.

Por su parte Araujo, luego de un acercamiento a algunos textos puntuales como lo hiciera la misma Carrió, deja claro una línea: este es un número de inspiración, un mensaje de amor por el teatro y la vida. Retoma el caso de las miles de salas teatrales cerradas, y se acerca al artículo que abre la revista, a cargo del investigador argentino Jorge Dubatti, y que complementa su reflexión sobre el convivio con el acercamiento a formas de protagonismo tecnológico que han caracterizado al teatro en el último año. Este fenómeno -alertan ambas especialistas- viene luego a ilustrarse con otros textos que reportan dos eventos teatrales signados por la virtualidad, celebrados en Argentina y Panamá, respectivamente.

Dentro de la revista también aparecen otros contenidos como “Marea roja ponte el alma, crónica de insurgencia y creación” de la actriz y directora Ana Correa, participante directa de una experiencia de activismo en medio de la crisis política que padeció el Perú, donde relata la génesis y el alcance de un proyecto femenino que transitó de organización a acción, y del cual el prestigioso colectivo teatral Yuyachkani fue parte en vísperas de su 50 cumpleaños.

En el 198 también se celebra las tres décadas de otra agrupación, Contraelviento, de Ecuador, con un testimonio de su director, Patricio Vallejo Aristizábal, abarcador de diversas facetas de una trayectoria que integra la creación y el laboratorio investigativo, y ejemplo hoy de lo que se considera en Latinoamérica buen teatro político.

Completan la entrega un pequeño dosier sobre teatro latino en los Estados Unidos que acompaña al texto teatral Zoetrope, del puertorriqueño Javier Antonio González, ejercicio poético de reconstrucción de la memoria.

Así mismo la actriz e investigadora Norah Hamze Guilart propone un viaje a sus propios orígenes formativos al examinar rasgos que caracterizan la tradición y actualidad del teatro en Santiago de Cuba y su estirpe caribeña. Y sobre la impronta escénica de Mario Benedetti en ocasión de su centenario el 14 de septiembre pasado, este número recoge la reseña de Javier Alfonso sobre el exitoso estreno en Montevideo de La tregua –basada en la novela homónima del escritor uruguayo–, por el Ballet Nacional del Sodre, espectáculo que ocupa la cubierta de esta entrega.

Además, dos artesanos puertorriqueños especializados en máscaras comentan el nuevo libro del crítico e investigador Lowell Fiet sobre la presencia en el Caribe de esos notables atributos del rito y la fiesta, e invitan a otros dos colegas para celebrarlo juntos. Así, Leer el Teatro abre las secciones habituales de Conjunto, seguida de Últimas Publicaciones Recibidas, que da cuenta de la movida actividad editorial ligada a la escena en soporte digital, y Entreactos, nos acerca a algunas noticias ampliadas de Cuba, Brasil, Honduras, Puerto Rico y Chile.

Una edición de Conjunto diversa, pero a la vez compacta ya está disponible, para seguir pensando el teatro que históricamente ha hecho, y necesita Latinoamérica.


Descargue aquí el No. 198 de la revista Conjunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.