Música del Caribe en los vinilos de Casa

Por Diane de L. Sariol Roque

La salvaguarda de la memoria también es una de las misiones de la Casa de las Américas. Como parte de los proyectos investigativos desarrollados en la institución sobre la documentación musical que se atesora en sus archivos, recientemente se realizó un estudio sobre la puesta en valor de los discos de música caribeña en soporte vinilo que integran la serie Fonogramas de la Colección Música.

El resultado de este empeño se vio materializado en la creación de una base de datos que posibilita su uso y socialización por parte de la comunidad de investigadores interesados en el tema Caribe y su música. Así, desde su carácter de archivo portable, hace posible la consulta y visualización de la información que contienen los discos en sus fundas y materiales complementarios.

En este sentido, aunque la inclusión y estudio del material sonoro es objetivo de proyectos futuros a desarrollar por la institución, se logra ya con esta propuesta poner a disposición de la Casa una herramienta útil para la utilización de esta discografía que por diversas razones resultaba inaccesible.

Los fonogramas estudiados representan a las músicas del Caribe, región de gran riqueza genérica y estilística constituida desde múltiples referentes históricos y culturales que concurren en un mismo espacio. Dichos ejemplares constituyen un segmento de una colección más amplia de música latinoamericana que posee la institución en discos de 45 y 33 rpm.  

Fueron en su mayoría producidos en las décadas del 70 y 80, e incorporados por diferentes vías a los fondos de Casa. En este sentido, el Centro de Estudios del Caribe (CEC) figuró como su principal gestor desde la propia conjunción de su programa de estudios, actividades y vínculos con artistas e intelectuales del área.

El análisis de dicha documentación permitió constatar que se atesoraban dos tipologías de discos: de valor comercial y de valor etnográfico. Procedentes de 17 países entre islas y territorios continentales con costas al mar Caribe, en general suman un amplio número de intérpretes, agrupaciones, compositores, disqueras, instituciones académicas y personalidades de la cultura caribeña.  

Ciertamente también, son muestra de las distintas áreas lingüísticas representadas en una gran cantidad de temas musicales y cerca de 200 géneros, que transitan desde las creaciones más tradicionales a las contemporáneas.

Resultan de especial interés para la investigación, los discos de valor etnográfico. Estos fueron en muchos casos, el resultado de un acucioso trabajo de campo que generó -paralelamente a la información sonora y las notas, comentarios y descripciones contenidas en sus fundas- un caudal de registros fotográficos, sonoros, cuadernos de campo, transcripciones musicales y archivos audiovisuales, que enriquecen el disco como material complementario.

Detrás existió también, un profundo proceso investigativo por parte de especialistas de diferentes áreas relacionadas con la música y las disciplinas patrimoniales.   

El estudio de este acervo permitió que indudablemente emergieran sus múltiples valores. En este sentido, se pudo dilucidar su valor cultural, pues cada fonograma es el registro de manifestaciones que no son únicamente musicales y que claramente representan la cultura, el arte y las tradiciones de esos países.

También, el valor documental que reside en su propia condición de registros de información textual y sonora, así como en las marcas adquiridas como son autógrafos, cuños de canje y donación. Por otro lado, el valor investigativo pues constituyen fuentes de interés para el estudio de diferentes campos del saber: musicología, etnografía, lingüística, literatura, historia, patrimonio o geografía, entre otras.

Por último, el valor didáctico-pedagógico porque son materiales útiles de consulta y escucha, para el estudio de la cultura del Caribe desde diferentes niveles de enseñanza.

Más allá del propósito comercial que pueda suscitar detrás de una producción discográfica, estos vinilos atesorados en Casa de las Américas, justifican su valía en tanto son el registro perdurable del patrimonio cultural intangible de los pueblos del Caribe, así como el consenso entre diferentes instancias para su protección y difusión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.