Viaje al futuro: la galaxia Ferrari

Por Dirección de Artes Plásticas

La Casa de las Américas está de homenaje. El centenario del maestro León Ferrari (Buenos Aires, 1920- 2013), una de las figuras imprescindibles del arte latinoamericano y con una importante representación en los fondos atesorados por la institución, sirvió de acicate para proponer una mirada holística sobre su creación y pensamiento. El Año León Ferrari es, acorde con los tiempos de pandemia y restricción de movimiento que vivimos, un proyecto multifacético, que habitará en el universo digital y (eventualmente) físico/presencial.  

Como en otros Años Temáticos, el equipo curatorial de la Dirección de Artes Plásticas de la Casa, se entregó a la labor de catalogar, seleccionar, revisitar en fin la vasta obra de este artista, cuyos pasos pioneros en diversas técnicas y procederes de avanzada, desde los años sesenta y hasta su muerte, muestran su sed de experimentación, al tiempo que visibilizan el amplio espectro de preocupaciones existenciales y políticas que atraviesan su devenir como artista.

Dos momentos destacan en la memoria: su primera exposición personal en la Casa, en 1983, donde presentó obras gráficas, heliografías y fotocopias, donadas luego a la institución; y la muestra que realizara entre los meses de marzo y mayo de 2009 durante la Bienal de La Habana, ambas en nuestra Galería Latinoamericana. En la primera, Ferrari visitó nuestro país y pudo compartir intensamente con artistas, críticos y público en general; y en la segunda, una de sus nietas (Maitén Elis Zamorano ) viajó a La Habana acompañando a la muestra, de la cual tiempo después la Casa recibiría, según deseo expreso del artista,  nuevas e importantes piezas para enriquecer el acervo.

La variedad de soportes y materiales que empleó este artista van desde el papel y la tinta, a los alambres de acero, o la espuma de poliuretano: del plano a lo tridimensional de ida y vuelta. Sus collages, libros-objeto,  esculturas, instalaciones… devienen pues puntos en el espacio emitiendo luz para conformar, finalmente, una galaxia: la galaxia Ferrari. Sean sus obras, en fin, medios para conectarnos, él y nosotros, en la experiencia de un viaje al futuro como posibilidad.

Un año para dirimir su papel crítico en la historia del arte regional, su visión de la creación y la vida, parece poco para quien buscaba inventar lenguajes y grafías, quien también acusó (y documentó) el horror, las dudas, la estandarización (y serialización) presente en nuestras sociedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.