Bárbara Dane: la canción aún es protesta

Con motivos del cumpleaños 94 de una querida amiga de Casa y de Cuba rescatamos un texto publicado en el Boletín Música. Desafiando el bloqueo norteamericano Bárbara Dane fue la primera artista estadounidense en visitar y actuar en Cuba, vino en 1966 con su esposo Irwin Silber, y de ellos partió la idea de hacer un encuentro en Cuba de cantores comprometidos con su tiempo, lo cual acogió Haydee Santamaría y en julio-agosto de 1967 se concreta aquel histórico Primer Encuentro de la Canción Protesta convocado por Casa de las Américas, donde medio centenar de cantores de todos los continentes expresó su antimperialismo, y su lucha por la paz y la justicia social.

Por Lianet Hernández

Era 1967 y Bárbara Dane escribía a Marcia Leiseca sobre los días de la Canción Protesta: «Fue un encuentro muy importante en muchos aspectos, algunos de los cuales no serán evidentes hasta que no pase algún tiempo. Desde luego, nosotros ahora debemos comenzar el verdadero trabajo de formar movimientos genuinos que igualen nuestro entusiasmo»

En 2016 los movimientos pudieron concretarse o no a la manera que soñó la artista, pero el entusiasmo, sin duda se multiplicó. Bárbara Dane regresó a la Casa de las Américas cuando están a punto de celebrarse los cincuenta años de aquellas históricas jornadas que la hicieron coincidir aquí con Isabel y Ángel Parra, Mercedes Sosa, Daniel Viglietti, Peggy Seeger, Óscar Chávez, Martha Jean Claude, Carlos Puebla y otros muchos en el primer intento que se recuerde en la América Latina con el fin de resaltar la canción comprometida con las luchas de los pueblos.

Las banderas del jazz, el blues y la canción folclórica se levantaban para exigir el cambio que merecía la sociedad. Como su relación con Cuba es también personal, Bárbara ha vuelto en muchas oca-siones a la Casa. Lo hizo en dos oportunidades a finales de los años noventa, también para ofrecer sus conciertos, pero en este caso la visita adquiere un tono más sublime. No solo se trata de las cinco décadas que han traído hasta hoy el espíritu de aquellos primeros años, se trata, más que todo, de que Bárbara tiene casi noventa años y aún sigue haciendo de la canción su propia protesta.

Los archivos de la Casa de las Américas atesoran la correspondencia que matuviera con esta institución la Bárbara Dane jovencísima, que sabía podía ayudar con su música a concretar el espíritu de una sociedad mejor. La naciente activista que se formaba entonces enumeraba ideas y proyectos a la luz de sus propios esfuerzos y soñaba, luego del Encuentro de la Canción Protesta, con extender mucho más sus alcances, llevar ese ímpetu hacia otras regiones y convertirlo en una vía para hacer más sólida la conciencia política.

Soñaba también con su discográfica Paredon Records, la cual fundó en 1970 y que con más de cincuenta álbumes defendió, desde la música, su manera de pensar. Era una estadounidense amiga de Cuba, de su proceso revolucionario, pero nada más y nada menos que desde los años de la Guerra Fría. Los años en que, aún con más intensidad que nunca, la cercanía con Cuba podía ser una férrea limitante para cualquier artista en los Estados Unidos, mucho más si esa misma artista defendía el respeto a las minorías sociales, estaba en contra de los conflictos raciales, defendía los derechos de la mujer y se oponía a las intensiones imperiales. Pero para ese tiempo ya Bárbara gozaba de cierto prestigio. Había rodado por los principales medios del jazz y la canción folclórica en California y dos años antes de abrir un local propio para su música, Luis Armstrong había reconocido su talento de manera pública. Sin embargo, su carrera artística no podría verse alejada del activismo político que manifestó desde temprano y que entre otras muchas cosas la llevó a asumir una posición en contra de la Guerra de Vietnam.

El concierto celebrado el 28 de diciembre de 2016 en la Sala Che Guevara de Casa, dio inicio a las acciones de celebración por los cincuenta años del Encuentro de la Canción Protesta. En esa ocasión, Bárbara promocionó su más reciente álbum, Throw It Away, en un encuentro marcado por el impulso novedoso, mezclado con la historia y la experiencia cómplice que guarda con la Casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.