El humor como parte de la resistencia latinoamericana

Por Yasel Toledo Garnache

Foto: Vivian Martínez Tabares

La narradora e investigadora Laidi Fernández de Juan, el caricaturista Arístides Hernández (Ares) y el actor y director escénico Osvaldo Doimeadiós, analizaron particularidades del humor latinoamericano en un intercambio realizado este 18 de junio en la sala Manuel Galich, de Casa de las Américas.

Transmitido por el canal de youtube y la página de Facebook de la institución, el panel resaltó los valores del humor como elemento de resistencia, que ayuda a superar las dificultades de nuestros pueblos.

Fernández de Juan se adentró en el humor literario latinoamericano, y compartió fragmentos de obras de autores de varios países, que lograron simpatía y encanto.

Mencionó que en 1980 el argentino Julio Cortázar, durante sus clases de literatura en Berkeley, reconoció la importancia del humor como recurso para disminuir cosas que parecen significativas o demostrar donde está la verdadera importancia, aprovechando su capacidad de construir al destruir.

También se refirió al escritor, historiador, filólogo y gestor cultural peruano Fernando Iwasaki Cauti, autor de libros como Una declaración de humor; El descubrimiento de América; El libro del mal amor y Helarte de amar.

La escritora se refirió en particular a  las novelas Los relámpagos de agosto, de Jorge Ibargüengoitia, ganadora del Premio Casa de las Américas en 1964 y La odilea, del español Francisco Chofre, mención del Premio Casa en 1966. Por último destacó el volumen Crónicas humorísticas de una mujer de la alta sociedad, de la uruguaya Elina Berro.

Ares, por su parte, resaltó la tradición del humorismo gráfico en latinoamerica, especialmente en países como Argentina, México, Brasil, Colombia y Cuba, donde han existido importantes publicaciones dedicadas a las historietas y las caricaturas, incluidas las de enfoques políticos.

Para el artista, el humorismo gráfico sigue siendo esencial como vía para reflejar, criticar y motivar reflexiones en torno a las realidades de nuestras naciones desde la creatividad y con miradas desprejuiciadas. Resaltó la importancia de eventos, como la Bienal de Humorismo Gráfico de Cuba, siempre con amplia participación internacional y calidad reconocida y abordó la necesidad de poder contar con libros colectivos que recojan la obra de caricaturistas de varios países de América Latina, para conformar un muestrario más amplio.

De igual modo, el también Premio Nacional del Humor, lamentó que hayan existido asesinatos de humoristas gráficos en algunas naciones del continente por su crítica valiente sobre las política y su abordaje de temas sociales, razones por las que también es usual la censura o invisibilidad de ese tipo de arte en los grandes medios.

El popular Osvaldo Doimeadiós motivó las sonrisas de algunos en una intervención en la que conjugó el chiste de anécdotas con la seriedad y profundidad de los análisis.

Para el actor, Cuba es un país con una tradición costumbrista fuerte en la gráfica, la escritura, el teatro, la radio y la televisión, lo cual forma parte de la identidad misma como pueblo.

“Los actores somos como murciélagos, nos orientamos más por el oído, relaciono el humor también con la música. Un monólogo, por ejemplo, tiene notas, un ritmo, algo también matemático, para que el chiste funcione”, dijo quien obtuvo el Premio Nacional de Humor en 2012.

Director de obras como Oficio de Isla, Doimeadiós aseguró que practicar una disciplina como el humor, que puede convocar y unir a tantas personas, ayudar a superar las dificultades, es un arte mayor.

“El humor es diversidad, compromiso, miradas, confluencias y también una manera de resistencia y de vida, fundamental para la existencia y la comunicación”, añadió.

En el encuentro se reflexionó también en torno a la posibilidad de utilizar el humor de una manera más intencionada, para la enseñanza de nuestra historia incluso, como sucede por ejemplo en los animados de Elpidio Valdés, creados por el maestro Juan Padrón.

Jaime Gómez Triana, vicepresidente de Casa de las Américas, quien moderó el encuentro agradeció a los participantes, y refirió la pertinencia de continuar los intercambios sobre este tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.