El Archivo Histórico Tina Modotti, una entrevista con su creadora

Foto tomada de Prensa Latina

Por: Frank González

En Bonefro, localidad de la sureña región italiana de Molise, radica el Archivo Histórico Tina Modotti con su valiosa colección de textos y documentos sobre la artista y luchadora revolucionaria.

La creadora y curadora del archivo es la escritora e investigadora alemana Christiane Barckhaussen Canale, autora del libro Verdad y Leyenda de Tina Modotti, Premio Ensayo Casa de las Américas 1988, con quien dialogó Prensa Latina sobre ese proyecto nacido en Berlín hace algunos años.

Ese archivo consiste en copias de todos los materiales sobre la vida de Tina y su familia que he podido recoger en 40 años de investigación en archivos de diferentes países como México, Cuba, España, Rusia, Alemania e Italia, son documentos de la vida de Tina, explicó Christiane en español, idioma del cual fue traductora e intérprete.

Últimamente, indicó, se ha creado una especie de colectivo de investigadores con gente en México, Londres y Madrid en el cual intercambiamos materiales de reciente publicación o hallados en archivos de los Estados Unidos, por ejemplo, con los cuales el archivo se ha enriquecido mucho en los últimos dos o tres meses.

En todo caso, creo que crecerá todavía más y estoy contenta de haber encontrado un lugar fijo para la vida de Tina y su familia en su patria, precisó al referirse al traslado de la colección a Bonefro el 1 de septiembre de 2016.

Nacida en 1942 en Berlín, la escritora creció allí donde comenzó a estudiar Etnología en 1960 hasta que dos años después descubrió que terminaría trabajando en un museo limpiando el polvo de los artefactos expuestos en algún estante y pensó que así no era como se imaginaba su vida.

Por esa época entró en contacto con la embajada de Cuba en la entonces República Democrática Alemana y conoció a héroes que combatieron contra la invasión mercenaria de Playa Girón(1961), quienes recibían tratamiento médico en un hospital berlinés.

Trabajó varios años como traductora en la sede de la misión diplomática de la nación caribeña y más tarde realizó la misma labor de manera independiente como traductora simultánea en congresos internacionales e hizo traducciones del español al alemán.

Comenzó a escribir alrededor de 1980 y en 1982 conoció sobre Tina Modotti y decidió que su próximo libro sería una biografía sobre aquella mujer que brilló con luz propia.

En ese sentido, Christiane señaló que comenzó a investigar sin ninguna experiencia anterior en archivos o bibliotecas, pero fue aprendiendo y así, dijo, «pude hacer la biografía publicada hace muchos años por Casa de las Américas».

Cuando habla de Cuba lo hace con el afecto construido a través de una relación iniciada hace más de seis décadas. Un país que amo y tiene mi solidaridad en todos los momentos, enfatizó.

Al referirse a Tina Modotti destacó «su increíble sentimiento de solidaridad con el prójimo», lo cual comenzó cuando de niña, a los 12 años, trabajaba y ganaba dinero para alimentar a la madre y cuatro hermanos quienes quedaron solos en Italia, tras la partida del padre hacia América.

Al respecto apuntó que eso continuó en su trabajo también como fotógrafa, porque supo ver en las calles de Ciudad de México y el campo mexicano «la explotación de los trabajadores, la miseria de los niños, los contrastes entre la riqueza y la pobreza y con esas fotos dio a conocer la situación del país donde vivía».

Después, acotó, cuando trabajó en el Socorro Rojo Internacional encontró el lugar perfecto para ser solidaria con los otros, ayudando a los heridos de la guerra de España, a los presos políticos y en diversos países del mundo, ayudando a todos los que necesitaban ayuda ‘y todo eso calladita’, nunca en primer plano.

Un momento de especial significación en la vida de Tina fue su relación con el líder estudiantil comunista cubano Julio Antonio Mella, con quien compartió trinchera y el amor de pareja.

En ese sentido, la investigadora apuntó que «fue una relación breve pero muy intensa» y añadió que ‘compartían las mismas ideas del mundo’ y qué cosas debían ser cambiadas, «qué tipo de mundo se debía construir» y subrayó que entre los dos hubo una relación tan fuerte que es difícil imaginar se pueda lograr en la vida realmente.

Tina Modotti caminaba con Julio Antonio Mella por una céntrica calle de Ciudad de México en la noche del 10 de enero de 1929, cuando el joven revolucionario cubano fue asesinado por sicarios al servicio del dictador Gerardo Machado.

Tomado de Prensa Latina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.