León Ferrari, el arquitecto del caos

Ferrari durante la inauguración de la muestra en la Galería Latinoamericana de la Casa de las Américas.

Por Cristina Figueroa

No basta un año de celebraciones para abordar la pluralidad de la obra de León Ferrari. Sarcástico y antisistémico, en sus investigaciones siempre hay una crítica sagaz, un comentario político incómodo, un repudio a lo eclesiástico o una arremetida a las sociedades capitalistas. Pero así como diversos fueron sus temas y enfoques conceptuales, lo fueron también los medios empleados para cada discurso: esculturas, objetos, cerámicas, dibujos, grabados, fotomontajes, heliografías y fotocopias. Fue precisamente esta última técnica la que se convirtió en el lenguaje ideal del artista para globalizar su mensaje.

León Ferrari/ Avenida (1981, reprografía).

Poco se habla del papel de Ferrari como pionero del arte digital latinoamericano, y aunque su obra no persiguió este reconocimiento, sí es importante ubicarlo dentro de una tendencia de experimentación que apostaba por la reproductibilidad de la obra, rompiendo con la idea del arte como ente único e irrepetible. Fue durante sus primeros años de exilio en Brasil –a partir de 1976– que comenzó sus conocidas series xerográficas, nombre derivado de la marca comercial de las fotocopiadoras Xerox. El resultado estético y el carácter práctico del uso de la fotocopiadora como herramienta se había hecho muy popular entre los artistas paulistas del momento, pero fue Ferrari quien la llevó más allá de sus fronteras; ya no solo se trataba de reproducir la obra hasta el infinito, sino de que también llegara a todas partes.

León Ferrari/Sin título (1982).

Con esta aspiración aterrizó Ferrari en la Casa de las Américas en el año 1983, cargado de sus xerografías y heliografías para mostrarlas al público habanero. Aunque ya había estado en dos ocasiones en Cuba, primero participando en el Encuentro de Plástica Latinoamericana de 1973 y luego en el Encuentro de intelectuales por la soberanía de los pueblos de nuestra América en 1981, nunca había realizado una muestra personal en nuestro país, a pesar de contar con un gran prestigio y reconocimiento. Bajo el título León Ferrari. Planos, heliografías y fotocopias, la Galería Latinoamericana de la Casa se llenó de caóticas situaciones inspiradas en la vida diaria de la mega urbe brasileña: coches, carreteras, hombres, laberintos, retretes, camas, vegetación y un etcétera de objetos inimaginables conviviendo en perfecto desorden (Avenida, 1981; Planta 3, 1981; Sin Título, 1982). Ferrari nos presentaba de esta forma una arquitectura de lo imposible, ¿o tal vez no tan imposible?

En una entrevista que le realizara el periodista y filósofo argentino Vicente Zito Lema, Ferrari describe estas series presentadas en La Habana como “obras (que) expresan lo absurdo de la sociedad actual, esa suerte de locura cotidiana necesaria para que todo parezca normal”[1]. Y sí, precisamente en estas obras se resume su búsqueda de equilibrio dentro del caos y el concepto de la repetición enfatiza esa idea del bucle infinito y las posibilidades del arte como fuente inagotable de experiencia.

León Ferrari/Planta-3 (1981, reporgrafía).

De esta exhibición saldría la donación más grande de obras de Ferrari realizada a la Casa, cientos de piezas entre libros de artista, heliografías, grabados y, por supuesto, sus fotocopias. En el año 2009, a propósito de la realización del Año Cinético en la Casa, llegaría una nueva donación de heliografías, así como sus series más recientes dentro del mundo digital (Relecturas de la Biblia, Nunca más, L´Osservatore Romano). Un patrimonio invaluable del que somos orgullosos albaceas y que nos permite hoy continuar con ese legado crítico de Ferrari, no solo a través de su arte, sino también a través de nuestras acciones.


[1] Zito Lema, Vicente, “León Ferrari y los secretos del hombre y la sociedad” (entrevista a León Ferrari), La Voz, Buenos Aires, 26 de julio de 1984, p. 22. Tomado de https://coleccion.malba.org.ar/rond-point-i/ consultado el 15/09/2021.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.