Che: Un hombre de pensamiento crítico

Por Tania Rendón Portelles

¿Qué vigencia tiene para la Cuba actual el pensamiento crítico de Ernesto Guevara? ¿Cuáles son los desafíos teóricos y prácticos de la Revolución hoy día y qué trascendencia tiene el legado del Che en la construcción de un socialismo cubano, del hombre nuevo? Estas y otras muchas interrogantes fueron debatidas durante el panel El pensamiento del Che sobre la transición socialista: algunas aproximaciones a su vigencia en Cuba, efectuado este ocho de octubre en la Casa de las Américas, un encuentro útil para repensar a un hombre de visión futura y volver a sus ideas dialécticas y marxistas.

El Doctor Fidel Vascós, uno de los panelistas invitados por la Sociedad Económica Amigos del País, abordó la cultura del debate y los métodos de dirección económica que teorizó y practicó el Che: “El estudio en amplitud y profundidad de su obra escrita enriquece el camino de la construcción del socialismo en Cuba y otros países, en especial de nuestra América”, apuntó.

Vascós detalló en las enseñanzas de su concepción y ejercicio para la cultura del debate, y ahondó en cuestiones de la economía que tienen plena vigencia en la actualidad como el estímulo material y espiritual en las empresas presupuestadas, el estricto registro contable de los hechos económicos, la plena utilización del sistema de información estadística con datos exactos y el control de los costos, la importancia de la productividad, el procesamiento de datos estadísticos y contables en las empresas y demás niveles dirección económica, la relación entre producción y desarrollo tecnológico.

Subrayó que uno de sus legados más formidable es el de “haber destacado la relación entre la economía y la espiritualidad humana, elevando la importancia de esta última, y citó al Che cuando expresó que nosotros no concebimos el comunismo como la suma mecánica de bienes de consumo en una sociedad dada, sino como resultado de un acto consciente; de ahí la importancia de la educación y, por ende, del trabajo y de la conciencia de los individuos en el marco de una sociedad en pleno desarrollo material”.

La Doctora en Ciencias María del Carmen Ariet analizó aspectos relacionados con la transición socialista desde la acción consciente del hombre y la socialización del poder. Dijo que aunque siempre hay que mirar al Guerrillero Heroico como un hombre de su tiempo, pero que construyó su pensamiento con una visión de futuro.

Puntualizó que el Che se fue haciendo marxista gradualmente. Fue un joven que a los 15 años empezó a ordenar un diccionario filosófico, y sin dirección de escuela política encontró a Marx, y lo que utilizó después para analizar y escribir sobre la transición socialista, explicó la experta.

Agregó que el pensamiento heterogéneo en que se formó el Che por su propia voluntad, fue esencial, porque fue lo que le permitió entender qué pasaba desde el punto económico en los países socialistas. “Esa capacidad de entender, de evaluar y criticar que poseía le Che, la podemos entender como la de un intelectual de altos quilates, porque lo que dijo en aquel momento como investigador –que era– sucedió a los 20 años”. Y el Che, señaló, nunca fue antisoviético, pero defendió más que nadie las características de un socialismo autóctono y pleno.

“De eso podemos vivir orgullosos, de la autoctonía de la Revolución cubana”, precisó Ariet, quien también resaltó que la relación entre política y economía es un binomio inseparable. “Para el Che, el socialismo posee una dimensión superior, no hay en él ningún retroceso ni ningún cuestionamiento; el socialismo visto no como transitorio, sino como una concepción práctica comunista donde el hombre es el sujeto-actor consciente”, resaltó.

La Doctora en Ciencias Olga Fernández profundizó en el socialismo y la democracia en el pensamiento guevariano. Planteó que este tema es muy interesante y polémico, de ahí la importancia de partir del contexto histórico. Se detuvo en las interpretaciones erradas sobre el marxismo, así como la relevancia que el Che otorgó al trabajo, a la democracia como emancipación política, y el valor trascendental del texto El socialismo y el hombre en Cuba, para comprender este proceso polisémico.

La profundización del Che en su concepto de individuo y masa, esta última analizada desde participación consciente y activa, y el liderazgo, fueron aspectos también abordados por Fernández.

La Máster Giselle Armas Pedraza argumentó acerca del vínculo del Che y la juventud en los tiempos actuales a partir de sus experiencias y estudios de un grupo focal de jóvenes de izquierda, quienes generan y potencian la participación en torno a estas temáticas teóricas y prácticas del socialismo y la Revolución cubana.

La juventud en el proceso educativo y ético de la sociedad cubana, la relación entre los dirigentes políticos y la masa, el diálogo entre los jóvenes y su activa participación en decisiones y proyectos esenciales del país, fueron temas en los que se detuvo Armas Fernández, quien también aseguró que en Cuba existen juventudes diversas que apuestan por hacer Revolución.

Luis Suárez Salazar, moderador de este panel, apuntó su deseo de que este debate sirva de invitación a polemizar a partir del pensamiento del Che, pero, esencialmente, para traerlo al presente, no solo con su ejemplo, sino como el hombre de ideas críticas, dialécticas y profundas.

Jaime Gómez Triana, vicepresidente de la Casa de las Américas, recordó que este es un día sagrado y que era una suerte que este encuentro se hiciera aquí, por los vínculos que ataban a la Casa con el Che, de la cercanía tremenda, del amor entre hermanos entre Haydee y Ernesto que no solo estaba ligado a la historia de la Revolución cubana, sino también a la de esta institución.

Asistieron además, Aleida Guevara March, hija del guerrillero, y Abel Prieto, presidente de la Casa de las Américas, así como historiadores y especialistas de la Sociedad Económica Amigos del País y del Centro de Estudios Ernesto Che Guevara, entre otros invitados.

En un intercambio final, los presentes también dieron su parecer sobre algunos de los aspectos analizados por los panelistas, desde el punto de vista económico, social e histórico en la actualidad. Muchos coincidieron en la importancia de que en la educación se inserte el estudio de la figura del Che como hombre de pensamiento, más allá de sus cualidades morales, éticas, revolucionarias e internacionalistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.