Antonio Seguí permanece en la Casa

Por Silvia Llanes

S/T, 1966. Litografía. 82,5×53 mm

En 1965 llegó a la Casa de las Américas Antonio Seguí, artista plástico argentino, procedente de Córdoba, para participar junto con otros invitados, como los artistas cubanos René Portocarrero y Tomás Oliva, en el jurado del premio Exposición de La Habana.

Su producción artística, afiliada a la nueva figuración expresionista, se estaba consolidando luego de su estancia en Europa (1951-1954), donde estudió la obra de Goya, Daumier y Gras, presente en los grandes museos franceses y españoles. En Madrid acudió como alumno libre a la Academia de San Fernando y también cursó estudios en la École Nationale Supérieure des Beaux Arts de París. En 1957, realizó su primera exposición individual en Argentina.

En 1965 traería además una de las exposiciones más recordadas del artista en la Casa. El 9 de julio de ese año se inauguró la muestra Pintura rioplatense en Cuba en la Galería Latinoamericana, espacio expositivo que compartió con Lea Lublin, Rómulo Maccio y José Gamarra. Las palabras al catálogo, de la autoría de la crítica y profesora Adelaida de Juan, advierten sobre lo que sería una constante en su producción artística: “(…) la obra más comprometida es la de Antonio Seguí. Tanto su cuadro al óleo, de 1965, como las dieciséis litografías de 1964, presentan, con diverso grado de evidencia, su alusión política…”.

Un riñón incómodo, 1966. Litografía. 82,5×53 mm

Un año más tarde regresa a la Casa de las Américas y nuevamente participa en la Exposición de La Habana. En esta ocasión el exigente jurado, del que formaban parte, entre otros miembros, los creadores Lea Lublin (Argentina) y Vicente Rojo (México), junto con Adelaida de Juan, le otorgan el Gran Premio por su conjunto de litografías Un voto positivo (1965), Un riñón incómodo (1966), Mi Retablo (1965), Uno tanto se fatiga y S/T , ambos de 1966.

La Casa lo recibiría en 1970 con otra significativa exposición titulada Rojo, Saura, Seguí, Frasconi, que abrió al público el 20 de abril en la Galería Latinoamericana. La muestra, centrada en la producción gráfica de estos artistas, presentó litografías, xilografías y serigrafías, entre ellas algunas de las piezas litográficas que le valieron a Seguí el Premio de la Exhibición de la Habana del año 66 y la pieza “Guantanamera” de 1967.

En las palabras al catálogo de la exposición, publicadas en la Revista Casa No. 61, julio-agosto de 1970, Adelaida de Juan llamó la atención sobre su obra enraizada en la figuración expresionista, plena de símbolos, con una línea ágil y ligera y la reiteración de acumulaciones de figuras caricaturescas y dibujos burlones.

No menos significativa resultó la presentación en el 2004 de la muestra bipersonal Seguí/Tomasello: Dos maestros de la gráfica argentina, la cual tuvo una satisfactoria acogida por el público cubano e internacional que la visitó.

Un voto positivo, 1966. Litografía. 82,5×53 mm

Su última visita a la Casa de las Américas estuvo vinculada a la inauguración del Año de la Nueva Figuración, proyecto que constituyó la tercera entrega de las seis ediciones de los Años Temáticos organizados por la Casa. En esa ocasión se exhibió la muestra Antonio Seguí. El Archivo de la memoria, del 28 de abril (coincidiendo con el 53 aniversario de la Casa) al 13 de julio de 2012.

Para el catálogo que acompañó la muestra comentamos:

“Sus piezas, atesoradas en la Colección Arte de Nuestra América Haydee Santamaría tienen como centro a la figura humana y como lenguaje la neofiguración, vehículo idóneo para explorar en las problemáticas existenciales del hombre y su inserción en la sociedad. La línea inquieta y la deformación expresiva conviven con una ironía fina y desgarradora; las figuras, muchas veces grotescas, se retuercen, gritan y conforman situaciones absurdas, ambientes angustiosos, sin despojarse por ello de un humor que tiene mucho de mascarada.

La obra de Antonio Seguí, es la mejor expresión del espíritu inquieto de su creador. Una vez que puede trazarse un mapa de sus recursos artísticos, él cambia, incorpora nuevos personajes, aclara u oscurece la paleta, se mueve de la pintura a la escultura, o bien traduce sus preocupaciones en el grabado, crea personajes citadinos, miembros de la tribu urbana que son una visión, casi siempre caricaturizada de los individuos que acompañan nuestra cotidianidad, a veces, nosotros mismos”.[1]

En 2012 se exhibió casi la totalidad de las obras del artista atesoradas en la colección de Casa, entre ellas un óleo y el conjunto de grabados donados en décadas anteriores. En esa compilación destaca el libro de litografías Sans Demagogie, integrado por 20 piezas, que forma parte de la sección de libros arte/libros-objeto de la Casa.

También ese año Antonio Seguí realizó una nueva donación de 29 obras, en ocasión de su exposición personal.

La misiva de agradecimiento por este donativo que el presidente de la Casa, Roberto Fernández Retamar, le enviara es una constancia de la entrañable relación del artista con la institución.

“Nos complace afirmar nuestra vieja amistad con la inclusión de nuevas obras de tu autoría que pasarán a integrar los fondos de la Colección Arte de Nuestra América Haydee Santamaría. Estas piezas de arte gráfico que nos haces llegar a través de tan generoso gesto, actualiza tu presencia en nuestra colección y nos permite ponernos al día con tu intensa producción plástica”.[2]

Uno tanto se fatiga, 1966. Litografía. 550×800 mm

Entre 2012 y 2019, la obra de Antonio Seguí se exhibió en varias ocasiones a los espacios expositivos de la Casa y formó parte de proyectos organizados para promocionar el sólido patrimonio de arte latinoamericano que es la Colección Arte de Nuestra América Haydee Santamaria.

En julio del 2019, Rostros del arte argentino, muestra colectiva de artistas de esta nación, que integran la Colección de la Casa, fue organizada para el Centro Hispanoamericano de la Cultura, por la Casa de las Américas y la Embajada de Argentina, como parte de la Jornada de la Cultura Argentina en Cuba. Tres grabados de Seguí fueron exhibidos junto con la obra de significativos creadores como León Ferrari, Lea Lublin, Julio Le Parc, Rogelio Polesello, Antonio Berni, Luis Tomasello, Emilio Pettoruti y Rómulo Maccio, entre otros.

A través de su trayectoria vital recibió disímiles reconocimientos: el Premio Salón Internacional de Frechen, en Alemania, 1976; la Medalla de Honor en la VIII Bienal Internacional de Grabado de Cracovia, Polonia, 1980; la Medalla de Oro en la XI Trienal Gráfica Internacional de Noruega, 1995. Además, en 1983 fue nombrado por el Gobierno de Francia, Caballero de Las Artes y Las Letras y en 1993 fue declarado Membre Correspondant de l’Académie Européenne des Sciences, des Arts et des Lettres, de Francia.

Sus obras se encuentran en importantes colecciones del mundo como el Museo de Arte Moderno de Nueva York; el Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires; el Museo de Arte Contemporáneo de São Paulo; el Museo de Arte Moderno de la Villa de París; la Casa de las Américas en La Habana, por solo citar algunas de las más representativas.

Además de sus numerosas pinturas, grabados y esculturas, el artistas argentino ilustró más de sesenta libros, como Historias de París, un texto de Mario Benedetti y Las cartas a Ophélia de Fernando Pessoa.

La Casa de las Américas resguardará como parte de su valioso patrimonio la obra de Antonio Seguí, quien murió el pasado 26 de febrero. Su trabajo siempre fue una expresión genuina de su compromiso con el arte latinoamericano y su defensa del grabado como medio de expresión y crónica del mundo contemporáneo.


[1] Palabras al catálogo de la exposición Antonio Seguí. El archivo de la memoria, Galería Latinoamericana, abril de 2012.

[2] Fragmento de carta de Roberto Fernández Retamar por donación de obras, Archivo de Donaciones 2012, Dirección de Artes Plásticas, Casa de las Américas.

Un voto positivo, 1966. Litografía. 800×550 mm

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.