Reactualizar el pensamiento caribeño más allá de parábolas geográficas y submarinas

Por Ingry González, investigadora del Centro de Estudios Literarios de la Casa de las Américas

Texto de presentación del libro Grifas (Afrocaribeñas al habla). Selección, introducción y entrevistas de Laura Ruiz Montes leído por la autora del artículo durante la presentación de las novedades editoriales del Fondo Editorial Casa de las Américas en coedición con la Fundación Rosa Luxemburgo.

Refiere Glissant, en su texto La intención poética (1969), que las obras provienen de una exigencia histórica y política, de la necesidad vital de una conducta literaria y, en consecuencia, de una intención y una dirección.

Grifas (Afrocaribeñas al habla) [1] se inserta en esta definición dada por Glissant al abordar un tema que ha sido un gran ausente en las investigaciones sobre género y racialidad: el pensamiento y la creación femenina caribeña.

Grifas es una compilación de treinta entrevistas realizadas a creadoras afrocaribeñas pertenecientes a diferentes generaciones, unas, hijas de emigrantes que se autodefinen como caribeñas, y otras, oriundas de islas antillanas que han desarrollado su profesión en suelo natal o extranjero, o en espacios intermedios, pero que comparten la orientación hacia una conexión cultural y lingüística caracterizada por la reconstrucción de la memoria colectiva y la descentralización cultural. Ellas son: Georgina Herrera, Velma Pollard, Simone Scharz-Bart, Micheline Dusseck, Lorna Goodison, Jamaica Kincaid, Suzanne Dracius, Fátima Paterson, Marion Bethel, Dionne Brand, Gloria Rolando, Yanick Lahens, Évelyne Trouillot, Opal Palmer Adisa, Gisèle Pineau, Gerty Dambury, Zuleica Romay Guerra, Kettly Mars, Josefina Báez, Mayra Santos Febres, Yvonne Denis, Edwidge Danticat, Yolanda Arroyo Pizarro, Teresa Cárdenas, Drisana Deborah Jack, Fabienne Kanor,  Jacqueline Bishop, Emmelie Prophète, Ann-Margaret Lim y Canisia Lubrin.

La investigación histórica, el registro y la reconstrucción de vivencias sociales, o el relato como invención y testimonio, son vías que funden ética y estética en una acción concreta: la de la obra resultante y la del sentido mayor, individual y colectivo a la vez, singular y múltiple, de los recorridos descoloniales que trazan sus prácticas artísticas, al mismo tiempo que promueven, desde la heterogeneidad de cada área cultural, una conciencia de lo diverso.

Resulta posible recuperar elementos poco estudiados y reconocidos que, por otra parte, son los que permiten rastrear algunas de las claves identificativas de Grifas: su vocación de reflexión, diálogo y mediación intelectual; su apertura a la búsqueda de sentido y la generación de un espacio simbólico de encuentro, y su ca­pacidad de establecer una nueva retroalimentación entre lectura y escritura.

La autora de estas entrevistas es la poeta, editora y traductora cubana Laura Ruiz, quien tuvo como premisa, cito, «contrarrestar la balcanización caribeña, la política de distanciamiento e incomunicación perfectamente calculada por metrópolis y otros interesados [pues] Si la colonización y sus secuelas separaron a través de muchos mecanismos –la lengua entre ellos– nuestros espacios antillanos, es vital que las diferencias idiomáticas dejen ya de ser excusa que impida el conocimiento mutuo y el diálogo».

La compilación contempla también como objetivo fundamental evidenciar las repercusiones sociopolíticas, culturales y sociales de la construcción desigual de los géneros en la realidad social.

Desde la perspectiva de un diálogo transcaribeño, la autora presenta un itinerario temático y dialéctico que habla de una experiencia histórica y psicológica común a la mujer afrocaribeña, imágenes desde las que se articula un discurso a favor de la diversidad cultural y una intención poética de reconstrucción autónoma a su vez que de correlación entre las lenguas. De una a otra entrevista encontramos las siguientes temáticas: la errancia entre hogares, el pensamiento que religa las huellas de esa errancia y nos introduce en la diversidad, el nuevo arraigo en lo diverso como consecuencia del transtierro, el papel de la memoria en el proceso de hallazgo y reconstrucción permanente, la maternidad,  la familia, la búsqueda de la inclusividad, la historia personal y colectiva, la sexualidad, la herencia de la esclavitud, la colonialidad, la decisiva heterogeneidad de cada tradición literaria que pone en cuestión sus propias fronteras, la racialidad, el lugar de África y la cultura afrodescendiente, la oralidad, las religiones, la renuencia a implantarse en una visión esencialista de lugar cultural y literario y su disposición, en cambio, al sincretismo, vale decir, a reconocerse en la diversidad de sí mismas concernidas por la diversidad de regiones y lenguas.

La lectura de estas entrevistas inevitablemente nos remite a un constante sondeo sobre la relación entre los conceptos de identidad, otredad y diversidad, y confirma que la identidad es individual, colectiva y política, en todos los casos constituida en relación con el Otro.

Me gustaría destacar dos motivos que, a mi juicio, validan la lectura de Grifas por parte de cualquier lector, ya sea especializado o no. En primer lugar, nos acerca a la prolífica obra de estas creadoras por medio de testimonios que mezclan vida, obra, historia, política, arte y sociedad, y son, por tanto, caldo de cultivo para la génesis de nuevas ideas y proyectos.

La segunda razón es que la construcción del texto promueve la conexión múltiple y horizontal de diferentes regímenes de sentido o registros, con un enfoque interdisciplinario que revela una concepción integral de la cultura por parte de Laura Ruiz, quien provoca la interacción de diversos discursos, ya sea de género, racial, intercultural o intergeneracional, entre mujeres artistas que a su vez han desarrollado su obra en disímiles formatos, piénsese literatura, artes plásticas, cine o teatro.

De este modo, establece un pensamiento desjerarquizado y conectivo que permite que el arco de la lectura también se abra, más allá del inconsciente individual de cada entrevistada, hacia la extensión manifiesta de una colectividad.  La intención de focalizar una parte de ese archipiélago creador y estudiarlo como lugar de relación, asume sus variadas cualidades discursivas y formales y permite que el lector identifique en ellas afinidades tanto en la valoración de la huella oral o escrita y la memoria sumergida, como en la configuración de un imaginario multilingüe que llama a resituar la literatura sobre el fondo histórico de una diversidad amenazada. En aras de trabajar por ese todo dialogante, las testimoniantes aparecen en orden alfabético, y no divididas por regiones geográficas o lingüísticas.

Acompañan a las entrevistas una presentación de la autoría de Laura Ruiz, donde refiere cuáles fueron sus intereses, cómo surgió el proyecto, qué criterios determinaron el proceso de selección, y notas bibliográficas de cada creadora que dan fe del panorama literario que contextualiza las entrevistas.

En palabras de la autora: «Estas pretenden hoy visibilizar y validar un discurso que, pese a estudios, encuentros académicos y publicaciones, en muchas ocasiones, continúa silenciado, matizado o pocas veces escuchado en boca de sus verdaderas protagonistas y en cambio sí (re)conocido a través de quienes las hemos estudiado, con la mejor de las intenciones pero a ratos perdiendo de vista que no nos compete hablar en nombre de… sobre todo cuando ellas pueden hacerlo. Por ello, esta integración de voces intenta poner en relieve zonas de la historia antillana narradas por sus hacedoras que, desde actitudes ciudadanas y desde los no menos reales espacios de sus creaciones artísticas y literarias, reactualizan el pensamiento caribeño más allá de parábolas geográficas y submarinas, creando un significativo conjunto que, a su vez, tampoco excluye alegorías marineras».

Los invito, entonces a leer Grifas: afrocaribeñas al habla: un texto creativo, crítico, traslativo, que no conduce a la desaparición del límite, sino que invita a habitar ese límite y habituarse a ese umbral de interacciones que reconocen una visión de la cultura como fenómeno supranacional, sin fronteras.


[1] Fondo Editorial Casa de las Américas, colección Nuestros Países, serie Testimonios, 2020. Publicación financiada con apoyo de la Fundación Rosa Luxemburgo.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.