Fátima Patterson. Mujer ciudad

Por Sheyla Valladares

Puesta en escena de La casa durante Mayo Teatral 2022

En Santiago de Cuba, la más caribeña de las ciudades cubanas, radica desde hace treinta años el grupo Estudio Teatral Macubá, que dirige la maestra Fátima Patterson, Premio Nacional de Teatro 2017. Este asentamiento ha sido clave para incorporar al trabajo del grupo, con mayor coherencia y a partir de su objetivo estético, elementos de la cultura popular tradicional con énfasis en el Caribe y la herencia afrocubana.

Cuando la maestra Fátima hace un recuento de la trayectoria de Macubá, desde el 7 de mayo de 1992, no olvida la relevancia que tuvo para el surgimiento y posterior desarrollo del proyecto teatral el apoyo incondicional de la Casa del Caribe, dirigida primero por Joel James y después por Orlando Vergés.  

Otro elemento fundamental para el crecimiento de Estudio Teatral Macubá ha sido la gente que conforma la ciudad, pues de sus pobladores beben continuamente sus historias, preocupaciones, tradiciones, ritos religiosos. Santiago es el alimento base del que se nutren para crear sus obras y para que estas puedan establecer desde la comunidad un diálogo necesario que puede volverse universal.

Puestas como Repique por Mafifa, Santiaguerías, Caballas, La casa[1],entre otras, ponen de manifiesto los temas con los que Estudio Teatral Macubá le interesa trabajar y que abordan sus preocupaciones vinculadas con la racialidad, las relaciones de poder, la violencia de género, las tradiciones orales y religiosas, y que presentan en un gran ajiaco complementado con otras expresiones artísticas como la música y la danza.

En conversación con la maestra Fátima Patterson confesaba la fuerte presencia que tiene en su vida y en su trabajo artístico una ciudad como Santiago de Cuba.

“Santiago de Cuba me permite hacer muchas cosas, la mirada que nosotros tenemos es una mirada muy profunda en el diario desandar por mi ciudad. Tenemos una presencia muy fuerte en ella y la ciudad tiene una presencia muy fuerte en nosotros; observamos, indagamos sobre las problemáticas latentes en nuestra sociedad y como vivimos, no fuera de ella sino dentro, a veces son nuestros mismos problemas, nuestras mismas angustias, nuestro sufrimiento, nuestras alegrías. Todo lo que pasa en Santiago nos toca muy de cerca, entonces es un discurso apegado a las problemáticas locales. Ese mezclarnos con la sociedad, ir a las comunidades, estar trabajando cerca de la gente, sentir sus problemas, escuchar sus opiniones, escucharlos hablar de sus problemáticas, nos da material para poder trabajar.

“Santiago es mi laboratorio constante, mi centro, me nutre, ya no solo para hacer teatro sino para mi vida cotidiana. Siempre digo que soy una santiaguera reyoya y tengo una identificación con mi ciudad muy especial, la siento reír y llorar, o la siento cuando enmudece. Es importante mi relación con Santiago de Cuba y me siento muy contenta de poder hacer muchas cosas a partir de su cultura, a partir de las investigaciones de las maneras y modos de su gente”.

Ante la pregunta sobre cuáles podrían ser las fortalezas del teatro para seguir vivo en medio de un entorno cada vez más permeado por la digitalización y el carácter, muchas veces, efímero de las relaciones entre las personas, la Premio Nacional de Teatro 2017 resaltó el lugar que tiene la cultura popular tradicional que se expresa en Santiago de Cuba para su trabajo teatral y para el diálogo que le interesa establecer con los espectadores.

“La cultura popular tradicional es algo que me da herramientas para poder poner en la escena, en un discurso muy especial y renovado, las problemáticas nuestras. Tiene un poder liberador tremendo y a eso me agarro, a eso me aferro, para hacer mis obras.

“Mantenernos haciendo teatro en estos momentos donde hay mucha diversidad de tecnologías, donde la gente a veces está pendiente de otras cosas pienso que es importante y que (ese diálogo) nunca va a dejar de motivar. Esa comunicación de la escena hacia el público, esa relación que se produce es única y es una emoción que surge de ese encuentro entre el espectador y el actor a la que es muy difícil renunciar.

“El teatro siempre tendrá público, siempre tendrá seguidores, los actores siempre tendrán un discurso que decir, los teatristas siempre tendremos un discurso para ese público, y siempre nos comunicaremos con alguien y siempre habrá quien nos siga porque le interesa lo que tenemos para decir.

“Entonces apuesto por el teatro, por la cultura popular tradicional que es   tan necesaria, tan oportuna, que nos ayuda a tener una visión diferente del mundo.

“Ahí estoy en Santiago haciendo teatro, observando mi entorno, imaginando y tratando de ser consecuente con lo que soy, siempre teniendo en cuenta de dónde vengo, de dónde procedo, para saber hacia dónde voy y cómo lo hago; cómo voy a enfrentar los problemas del ahora, de este momento, acompañada de gente que es mucho más joven que yo, pero vamos juntos, de la mano, para hacer lo que más nos gusta, teatro”.

Sobre la posibilidad de abrir el primer día de funciones de Mayo Teatral 2022[2] con la obra La casa, después de un periodo tan complejo signado por la pandemia, dijo:

“Para mí inaugurar Mayo Teatral es una linda experiencia, no es la primera vez que estamos en el evento, pero después de estos dos años de pandemia, de cosas tan feas, de pérdida de gente querida, de que el teatro interrumpió su quehacer en el escenario, que nos toque a Estudio Teatral Macubá abrir la temporada es una experiencia bien bonita y lo agradezco mucho.

“No estar encima del escenario propiamente es algo tremendo para nosotros, porque estamos acostumbrados siempre a estar en la escena. Estoy muy entusiasmada, quiero hacer lo mejor que sabemos hacer y hacerlo de la mejor manera posible y hacerle una entrega al público que nos visite en el teatro que sea digna de ellos.

“Una obra como La casa es importante para mí y para el grupo porque nos permite conversar sobre muchas cosas que son presencia en la sociedad cubana.

La casa nos permite establecer un diálogo con Santiago, con estos tiempos. A mí me ha permitido decir cosas en las que hay que insistir, hablamos de la violencia de género, de la violencia doméstica y, sobre todo, hablamos de la violencia general que existe entre nosotros, hombres y mujeres.

“Es importante que tengamos un punto de vista sobre los espacios de dominación en las familias, sobre el no entendimiento, sobre la importancia de vivir una vida coherente y armónica, sobre la importancia de las familias y sobre la existencia de una violencia que se disemina, que contagia todo”.


[1] La casa. Inspirada en La casa de Bernarda Alba de Federico García Lorca y en Bernarda´s simulation de Margarita Borges.  PUESTA EN ESCENA, TEXTO, DIRECCIÓN ARTÍSTICA Y GENERAL: Fátima Patterson. ELENCO: Consuelo Duany / Teresa García / Somalis Camué / Mairelis Flores / Yamilé Coreaux / Mairelis Flores / Dayana Dominico / Daylén Osorio / Fátima Sánchez / Jorge Patterson / Risset Mineto / Darwin Matute (Actuación especial) / Yoleandro Portuondo / Diosnelvis Ortíz / Douglas Kindelán. MÚSICOS: Yoilán Palacios y Daniel Torres. ASISTENTE DE DIRECCIÓN: Mateo Pazos. ASESORA TEATRAL: Margarita Borges. DISEÑO DE ESCENOGRAFÍA, VESTUARIO Y UTILERÍA: Nieves Laferté.

[2] Tras la puesta en escena de la obra La casa en la sala Tito Junco del Centro Cultural Bertolt Brecht, el 6 de mayo de 2022, Fátima Patterson recibió un reconocimiento del Consejo Nacional de las Artes Escénicas por los treinta años de defensa de la cultura santiaguera y cubana, en sentido general, realizada por Estudio Teatral Macubá.  

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.