Adiós a Alexis Díaz de Villegas

Por: Vivian Martínez Tabares

Con el grupo en el saludo final de Balada del pobre BB en Italia. Foto tomada del muro de Impulso Teatro en Facebook

La mañana del viernes nos conmocionó la noticia: el actor y director Alexis Díaz de Villegas, líder de Impulso Teatro, había muerto. Nacido en Santa Clara en 1966 y naturalizado cumanayagüense como su madre, en 1987 y luego de graduarse de la Escuela Nacional de Instructores de Teatro, se sumó al proyecto renovador del Teatro del Obstáculo liderado por su compañero de estudios Víctor Varela, que removió estructuras y demostró la eficacia de nuevas formas organizativas con La cuarta pared. Desde entonces, trabajando con el propio Víctor, y luego con Vicente Revuelta, Carlos Celdrán y Carlos Díaz, en incursiones con el Teatro de los Elementos, de regreso a sus orígenes entre las montañas del Escambray, o desarrollando él mismo nuevas capacidades profesionales sobre las tablas, en la pantalla cinematógrafica y en la televisiva, todo cuanto hizo quedó grabado en la retina y en el alma de sus espectadores.

Así, con el grupo inicial en Ópera ciega, El arca y Segismundo ex marqués; con Argos Teatro en El alma buena de Se Chuan, La vida es sueño, La señorita Julia, Vida y muerte de Pier Paolo Pasolini –prueba de fuego que marcó un antes y un después en su carrera, junto con el filme Juan de los muertos en lo relativo a su popularidad– , y Stockman, un enemigo del pueblo –en cuya dramaturgia escénica su rostro, magnificado en una gran pantalla detrás de su desempeño en vivo, dio pruebas de un dominio cabal del oficio al revelar una organicidad inquebrantable―; más tarde con El Público en La Celestina, La gaviota, Ícaros, Calígula, La puta respetuosa, Fedra y El otro cuarto. ¡Cuántos personajes y cuántas perspectivas, siempre guiado por el rigor, el sacrificio total en cuerpo y espíritu, la vocación experimental y la generosa entrega para comunicarse con los otros!

Con Linda Soriano en Traslado, marzo 2019. Foto de la autora

Las convicciones detrás de sus ideales del oficio y la conciencia de la necesidad de alimentarlo cada día, lo llevaron a querer indagar caminos propios. Las motivaciones que le legó Vicente hicieron que volviera, una y otra vez sobre El trac, de Piñera, hasta convertirlo en una rigurosa lección de creación psicofísica. Y en fecundo diálogo intercultural con la bailarina estadunidense de ascendencia india Santi Pillai, emprendió un viaje de conocimiento y exploró a fondo Shakuntala, de Kalidasa, para reflexionar sobre la otredad y emplear la experiencia escénica para tratar de entender mejor la complejidad del mundo. Fue una experiencia singular que terminó en un espectáculo colaborativo, y ciertas huellas del proceso quedaron recogidas en la revista Conjunto.[1]

Al decidirse a fundar su propio grupo, Impulso Teatro, con varios de sus discípulos del ISA –resultado de una determinación largamente sopesada―, Alexis optó por profundizar en la investigación sobre Bertolt Brecht movido por la impronta de Vicente Revuelta ―referente de los primeros montajes del alemán en Cuba y de su más cabal conocimiento entre nosotros―, y en el primero de los montajes, rindió un hermoso homenaje al maestro, al mostrarse como tal a la vista del público, en proscenio, defendiendo su propia lectura.

También con Impulso llevó a la escena Sueños de un seductor en La Habana y Adulterios, ambas de Woody Allen; Traslado, de Thomas Melle; Insultos al público, de Peter Handke, y volvió a Brecht con La excepción y la regla.

Sólidos vínculos tuvo Alexis con la Casa de las Américas, siempre a través de su quehacer teatral. En el año 2012 accedió de inmediato cuando acudí a él para pedirle que retomara El trac ―que había presentado en sus albores a fines de los 90 en nuestra Galería Latinoamericana―, con el fin de incluirlo en un segmento de la programación de la Temporada de Teatro Latinoamericano y Caribeño Mayo Teatral que habíamos decidido dedicar a Virgilio Piñera con motivo de su centenario. De las dos funciones vespertinas que muchos disfrutamos en la sala de 5ta. y D, entonces sede de El Ciervo Encantado, recuerdo vivamente sus máscaras rebosantes de expresividad, su talento para sintetizar fuentes diversas y su demostración de que la técnica es una base para remontar vuelo y crear momentos excepcionales de comunicación con los espectadores. El texto de Piñera quedó recogido en Conjunto n. 165 y es el rostro resuelto del actor, congelado en su acción, el que ocupa la portadilla de la pieza.[2]

En Balada del pobre BB, diciembre 2017. Foto de la autora

En 2018 Alexis nos acompañó en las labores del Premio Casa de las Américas al integrar el jurado de teatro, conjuntamente con Olga Cosentino, Charo Francés, Diego Sánchez y María Teresa Zúñiga, en fecundas sesiones.

El pasado 24 de marzo, en la que creo que fue una de sus últimas presentaciones en Cuba, fue él mismo quien dio lectura al mensaje por el Día Internacional del Teatro en la Sala Manuel Galich de la Casa, cuando presentamos a la prensa y a los artistas la edición de Mayo Teatral 2022, y cuando su grupo lo respaldó en un saludo coral.

Con enorme arrojo participó al frente de Impulso Teatro en la edición número XIII del Premio Internacional “Il teatro nudo”, con presentaciones de la Balada del pobre BB en el Spazio Teatro No’Homa, de Milán, los días 13 y el 14 de abril pasado. El montaje fue aclamado por los espectadores y elogiado por la presidenta del jurado del certamen.

Con esa puesta en escena lo tuvimos en la edición más reciente de Mayo Teatral hace poco más de un mes porque, si bien Alexis no pudo estar presente en el teatro debido a su agravado estado de salud, sí estuvo su impronta y su espíritu en la energía irradiante con que el equipo defendió cada escena y cada canción, con la actriz Linda Soriano, su compañera y cómplice, a la cabeza.

El impulso creador de Alexis vive en las hermosas anécdotas de innumerables mensajes que han inundado las redes, en la emoción de sus colegas en tantas funciones que se le han dedicado en estos días, y en las trazas que deja su grandeza de hombre y artista en nuestra memoria.


[1] Ver Jaime Gómez Triana: “Shakuntala: otredad del actor y diálogo de contradicciones” [entrevista a Alexis Díaz de Villegas y Shanti Pillai], Conjunto n. 151-152, abr.-sept. 2009, pp. 97-102.

[2] Ver Conjunto n. 165, oct.-dic. 2012, p. 25.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.