Breves miradas a «Tus deseos en fragmentos»

Por: Aimelys Díaz Rodríguez

Una de las experiencias que más disfruto en las jornadas de Mayo Teatral, es llegar a los teatros y encontrar en venta un grupo de libros teatrales a precios asequibles ─comparado con los altos precios de los tiempos actuales─ para quienes llegan a cada función. Durante la fiesta escénica, diversas áreas de la Casa de las Américas enlazan sus esfuerzos para realizar esta acción de promoción de volúmenes de artes escénicas en los vestíbulos de las salas teatrales. Así, previo a una de las funciones de Solo cosas geniales, entre obras ganadoras del Premio Casa de las Américas como la pieza Al otro lado del mar, de la autora salvadoreña Jorgelina Cerritos y Ovando, del martiniqués Georges Mauvois, me encontré con el volumen Dramaturgia Chilena Contemporánea. Con edición y prólogo del dramaturgo y director escénico Ramón Griffero, las páginas de este volumen presentan siete textos, cada uno escrito por un autor de la escena chilena contemporánea. Editado por la Editorial ARCIS, en colaboración con la Casa de las Américas, me encuentro con piezas como Oratoria de la lluvia negra, de Juan Radrigán; La mañana siguiente, de Mauricio Barría Jara y Uñas sucias, de Luis Barrales Guzmán. Entre esas obras aparece la firmada por el propio Griffero titulada Tus deseos en fragmentos. Poéticas de textos para una poética de espacio.

Confieso que como lectora teatral la escritura de esta obra me plantea ciertos retos: Me invita a dejar que la lectura fluya y a aprehender las sensaciones transmitidas por el texto. En ese plano sensorial habita la teatralidad de esta pieza. Con un orden aleatorio y la fractura de la acción como premisa, Tus deseos en fragmentos conmueve por la poesía de la palabra convertida en acto escénico. Llevada a la escena por su autor en el año 2003, la pieza resulta un reto actoral y de montaje espacial. Acciones simultáneas manifiestan una exploración en torno a la línea del espacio y el tiempo hasta parecer un laberinto del cual no se sabe su salida. La logicidad del texto nace de la fragmentación y el quiebre en la línea de acción. La escritura de Griffero se torna enigmática, audaz, de una investigación sobre la dramaturgia espacial que propone nuevas tesis sobre la teatralidad y lo que puede considerarse una obra teatral.

Adentrarme en esta obra me hizo volver a sus trabajos publicados en la revista Conjunto, su intervención como miembro del jurado del Premio Casa de las Américas 2007 en el trabajo que recoge el panel realizado en aquella edición[1], y las obras teatrales: Cinema utopía, en la revista número 94 y Fin del eclipse, en la 144, esta última cercana a Tus deseos en fragmentos desde la construcción de los personajes como seres sin identidad definida: Él, Ella, Aquel, Uno. Dividido por diferentes salones (Salón del chat, Salón de la frase, Salón del por qué morir) tornados en metáfora de los rincones del pensamiento humano. En ese sentido, la pieza evidencia una experimentación con el lenguaje, impregnado de sensorialidad y lirismo. Observo a los personajes como alter ego del autor, quienes hablan desde un no tiempo, ¿desde la vida o la muerte? y expresan sus angustias y sueños conectados a imágenes plásticas y espaciales. Los personajes en soliloquios quebrados resultan una amalgama de voces en el espacio, voces del deseo que emergen de un cuerpo olvidado, otras que contienen diversos cuerpos, voces en diferentes tiempos.

La pieza traduce en su escritura la idea de instalación escénica defendida por Griffero en su devenir como dramaturgo. En ese sentido, Griffero ha señalado que Tus deseos en fragmentos es una representación escénica a través de un recorrido por las emociones y la mente humana, y que es una obra contemporánea a la realidad fragmentada del país austral.

El texto nace de percepciones que tratan de seguir descubriendo quiénes somos. Esta obra es sobre el proceso del pensamiento, sobre la memoria del pasado y el presente. Son los fragmentos de una memoria encarnada por múltiples voces. La obra indaga en formas para contener lo escrito, poéticas de espacio que se aúnan con la poética del texto.

Con esta pieza, llevada a escena por el autor con su grupo Fin de Siglo, Griffero obtuvo el galardón al Mejor Dramaturgo, Director y montaje en los premios Apes de 2004. Leo el texto e imagino cómo debe ser montar este texto que puede tornarse complejo, pues exige un trabajo actoral que explore nociones de lo performático para intervenir el espacio. Leo Tus deseos en fragmentos y siento que me convida a continuar leyendo en torno la creación de este autor.


[1] VV.AA: “Dramaturgias personales en cruce: mis modelos, mis estrategias y mis obstáculos: Poética de espacio y teatralidad”, Conjunto n. 143, abril-junio, 2007, pp 2-13.

Tomado del Boletín En Conjunto – julio 2022

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.