En el centro de este Código está el respeto a la dignidad de todos los seres humanos

Abel Prieto || El principio de rechazar de manera radical cualquier forma de discriminación identifica a este Código. En términos de emancipación, de igualdad, de inclusión, de realización plena del ser humano, de rechazo a toda visión mezquina, retorcida, violenta, autoritaria, de las relaciones familiares. Estamos ante un texto del que podemos sentirnos orgullosos. Coloca el afecto como el eje de todo, el eje sobre el que giran las relaciones familiares.