Pelo malo

Desde el confinamiento creativo en su Taller La Playa, de Ponce, donde se empeña en crear cada día una nueva obra mientras dure la pandemia, el artista multifacético y entrañable amigo boricua, a quien tenemos muy presente y visible gracias a las dos ediciones de Ascensor al Paraíso, nos hace