Para defender el amor y la esperanza. Un panel a propósito del Código de las Familias

Qué mejor sitio para este encuentro que la Casa de las Américas, este lugar que Fidel y Haydee, Mariano y Roberto, Benedetti y Galich, soñaron como el espacio propicio para la reunión de la gran familia latinoamericana y caribeña, en un país que abrió sus puertas a muchos niños y niñas, adolescentes, jóvenes, hombres y mujeres de este continente, que les dio protección, alimento y amor.

En el centro de este Código está el respeto a la dignidad de todos los seres humanos

Abel Prieto || El principio de rechazar de manera radical cualquier forma de discriminación identifica a este Código. En términos de emancipación, de igualdad, de inclusión, de realización plena del ser humano, de rechazo a toda visión mezquina, retorcida, violenta, autoritaria, de las relaciones familiares. Estamos ante un texto del que podemos sentirnos orgullosos. Coloca el afecto como el eje de todo, el eje sobre el que giran las relaciones familiares.

Me gusta el Código de las Familias*

Zaida Capote Cruz || Me gusta el Código porque insiste en eso que nos arma la vida: los afectos, los lazos reales, los brazos que nos cobijan cuando hace falta, las miradas solidarias cuando las necesitamos, el apoyo imprescindible para enfrentar las dificultades de la vida, las redes que se tejen aun esquivando las rutas de la sangre.

¿De qué habla el Código de las Familias?

Laidi Fernández de Juan || Este es un Código de y para los afectos, principios que no se quedan en la esfera abstracta, ya que se vinculan con otros conceptos como la diversidad, la pluralidad familiar, la responsabilidad compartida, la solidaridad, el respeto a la niñez, y a las voluntades y preferencias de adultos mayores y personas en situación de discapacidad.

Votar por el Sí, enfrentar toda la injusticia que hay que reparar

Sandra Marta Paul || Cuando ya parecía que todo estaba dicho entre artistas e intelectuales cubanos sobre el nuevo Código de las Familias para el país, a escasos días para el referendo que lo ratificará o no, un notable grupo de personalidades del arte y la cultura «tomaron por asalto» la sala Che Guevara de la Casa de las Américas para compartir sus razones más entrañables y personales para votar Sí.