Gracias, Sonia, por tus obras

Jaime Gómez Triana || Reconocemos esta tarde una trayectoria que rebasa los vínculos de Sonia Rivera Valdés con nuestra institución, pero también es verdad que esos vínculos, sustentados en el afecto, la fraternidad y la solidaridad, son tan fuertes que sería difícil imaginar áreas de investigación de nuestra institución sin el aporte cotidiano, la asesoría, la coordinación, de esta escritora y amiga, que en 1997, con Las historias prohibidas de Marta Veneranda, se alzó con el Premio Extraordinario de Literatura Hispana en los Estados Unidos que concediera la Casa de las Américas.