Solidaridad con las mujeres haitianas

Solidaridad con las mujeres haitianas

Dos años después, esta claramente demostrado que la Misión fracasó en sus objetivos. Las tropas supuestamente de paz demostraron que son tropas de ocupación que atentan contra los derechos de la población, especialmente de las mujeres y niñas.

Las noticias de casos de violaciones, abuso a mujeres, niños y niñas, trata y comercio sexual se han multiplicado en los últimos tiempos. Hasta las Naciones Unidas debieron reconocer que sus tropas de paz han violado los derechos de mujeres y niñas.

En los últimos dos años, 189 soldados, policías y empleados civiles fueron sancionados por estos delitos. En los primeros 10 meses de 2006, el 63 por ciento de las conductas reprochables de las tropas, están relacionadas con agresiones sexuales. Así ocurrió, por citar solo dos ejemplos, con la niña de 11 años abusada por soldados frente al palacio presidencial, o con el varón menor de 14 años, violado en una base naval de la ONU.

A esta situación de violencia física y psíquica se suma la económica. Haití es uno de los países más pobres del continente. El 80 por ciento vive debajo de la línea de pobreza y cuatro millones de personas no tienen asegurado su alimento. Los continuos pagos de la deuda externa se han convertido en una verdadera sangría financiera.

Durante 2005 se destinaron más de 80 millones de dólares para saldar intereses y servicios que le siguen cobrando puntualmente las IFIs y otros supuestos acreedores. Su ilegitimidad está más que probada, un 45 por ciento de la deuda reclamada hoy fue contraída durante la dictadura de la familia Duvalier. Las nefastas consecuencias de su pago recaen principalmente sobre las mujeres y sus hijos e hijas, quienes se ven privadas de derechos elementales.

Por eso exigimos la anulación total e incondicional de la deuda externa reclamada y que esos recursos sean destinados en beneficio de la salud, la educación y la vida del pueblo haitiano.

Debemos acompañar las alternativas de justicia que permitan restituir y reparar lo saqueado a lo largo de estos años, demostrando que las mujeres son las principales acreedoras de una enorme deuda financiera, social, cultural y de equidad de género que se ha acumulado a lo largo de la historia de colonización patriarcal y que continúa acumulándose hoy como consecuencia de la explotación capitalista.

Nos comprometemos a reclamarles a nuestros gobiernos el retiro de las tropas de Haití y la implementación de verdaderas políticas de solidaridad, respetando la soberanía, autodeterminación y derechos humanos del pueblo haitiano.

¡Por el derecho a la VIDA de las mujeres haitianas!

¡Basta de violencia y abusos sexuales!

¡Basta de ocupación económica y militar!

Anulación total e incondicional de la deuda externa.

Fuera las tropas de la MINUSTAH

Debates : No hay comentarios.

Comentarios

Cancelar respuesta