De vuelta Diamela Eltit

De vuelta Diamela Eltit

La ensayista y crítica Zaida Capote, autora del prólogo, expuso a los asistentes a la presentación las razones por las cuales Lumpérica, a pesar de sus veinticinco años de escritura, persiste en ser una lectura viva y actuante en la literatura contemporánea.

“Es un libro perturbador, atravesado por varios niveles narrativos. Relata en términos performáticos, la ocupación de la realidad y la práctica pública. Es un texto percibido como un libreto de acción plástica, de ensayo cinematográfico. Encontramos la nuez de los motivos que han perdurado en su literatura posterior y en su propia vida”, explicó.

Desde el discurso femenino, se centraliza el cuerpo y se desprende un tipo de acción política que interactúa con lo exterior. Para Zaida, el libro resignifica la tradición literaria chilena, y, es esencialmente, una metáfora de la nación en plena dictadura militar. Es, asimismo, afirma la autora de La nación íntima, un atrevido documento experimental.

Partícipe del Colectivo de Acciones de Arte (CADA) en el que se incluía un grupo de jóvenes —Lotty Rosenfeld, Juan Castillo, Fernando Balcells y Raúl Zurita—, Diamela ha sostenido su militancia y su compromiso con la escritura y la política, sentida ésta como acción e intervención.

Su intervención fue ilustrativa de esto último. Precisa y de a poco, Diamela fue desbrozando su relación con la literatura y también con la historia y la sociedad chilenas.

“La escritura no es inocente. Me he propuesto una escritura arriesgada. He escrito con el desafío, el fracaso y con aciertos a poquitos ratos. Esa relación me ha mantenido viva porque la vida concreta del día a día sigue siendo insuficiente”, declaró.

Para Diamela estos años han valido la pena y comprende que está situada al borde. “No estoy ni adentro ni enteramente afuera, es un borde que me interesa, estoy donde quiero estar. Es un lugar elegido”, añadió.

Lumpérica se publicó por primera vez en Chile en una edición de mil ejemplares que demoraron siete años en venderse. Por lo tanto, lo comercial no es centro de atención para la autora. “El libro debe buscar sus lectores y tendrá los que necesite. El libro va a una cita y siempre he apostado por esa sorpresa”.

Diamela no quiso, estando en Cuba, pasar por alto el barroco cubano y citó a Lezama Lima y a Severo Sarduy. “Me interesa el fragmento de cuerpo que no termina por construirse”. Preocupada por la producción de ideología, siempre le han interesado los pequeños espacios. Sin embargo, sobre Lumpérica, cuyas acciones ocurren mayoritariamente en la plaza pública, espacio amplio de confluencias, aseguró que hizo en ese caso lo que tenía que hacer en ese momento. Hoy, por el contrario, su última novela transcurre en una cama, no seductora, sino estática.

Ajena a burocratismos y rituales a la hora de la escritura, Diamela confesó que no quiere escribir por escribir, “No me considero escritora profesional, la literatura tiene un sentido de abandono de los lugares, mi relación con la literatura es libro a libro”.

Diamela Eltit hizo un paréntesis y se alejó de la novela de marras por un momento para convidarnos a un viaje por el anecdotario personal, más vinculado a los años de la dictadura.

“Me quedé allí. No me fui.” Recordó entonces que le había dicho a uno de sus alumnos brasileños que llegaban de Brasil huyendo de la dictadura, que ella nunca sería capaz de vivir bajo un régimen así. Y lo hizo. “Lo más duro era saber y vivir. Saber que a la gente la mataban, y seguíamos viviendo. Saber y vivir”, confesó en uno de los momentos más impactantes de la tarde.

“Puso a prueba la épica”, dijo. Hablaban del estado del tiempo, de si habría sol o lluvia y así constantemente, porque nadie estaba seguro de quién era el otro, de con quién se estaba hablando.

Sobre la situación actual de Chile, Diamela explicó que se salía de una dictadura para adentrarse a una relación extrema con el mercado. “Es una sociedad extraviada que hoy debe repensarse”. Elogió el desempeño de la presidenta Michelle Bachelet y denunció las presiones a las que la someten los intereses de la derecha y del mercado en Chile.

El encuentro avivó en muchos de nosotros la admiración por la agudeza y radicalidad de una mujer que, justamente el Día de San Valentín, confesó —parafraseando la frase marxista— que “el amor, tal como lo construye el sistema, es el opio de las mujeres”.

---------------------------

Foto de Eugenia Montalván

Cobertura a las actividades de la Casa de las Américas en la Feria Internacional del Libro CUBA 2009, en La Ventana:

“Ese qué sé yo, que es la literatura”

Entradas y salidas del fenómeno literario actual o la “alfaguarización” de la literatura hispanoamericana • Extractos del libro Literatura y globalización, del escritor mexicano Víctor Barrera Enderle, presentado en la feria del Libro, el pasado 13 de febrero

Títulos de Roberto Fernández Retamar en Biblioteca Ayacucho

Pocas veces en nuestras letras se han unido un rigor y una calidad literaria tan notables con una ejecutoria tan inclaudicablemente antiimperialista

Literatura nuestra

Intevención de Luis Britto García en el panel La Casa de las Américas y la narrativa latinoamericana, celebrado el 13 de febrero en la XVIII Feria Internacional del Libro Cuba 2009

Cincuenta años de la Casa y su biblioteca

Celebran este sábado encuentro de bibliotecarios dedicado al aniversario 50 de la institución, en el contexto de la XVIII Feria Internacional del Libro Cuba 2009

El “boom”, el barroco y la “literatura latinoamericana”

Versión de las palabras de Paco Ignacio Taibo II en el panel La Casa de las Américas y la narrativa latinoamericana, celebrado el 13 de febrero en la XVIII Feria Internacional del Libro Cuba 2009

Una Latinoamérica que escribe: la certeza de existir

Debate sobre literatura latinoamericana: “Sobre América Latina pesa un decreto de silencio desde 1492 y toda la narrativa, la literatura latinoamericana, es un grito contra ese silencio”

Desde México y la Casa, cuatro propuestas

Presentados los títulos Los sonidos de la nación, de Alejandro Madrid, Nocturno de Bujara, de Sergio Pitol, El ejército iluminado, de David Toscana, y Literatura y globalización, de Víctor Barrera Enderle

Poesía chilena de la Casa a la Feria

En la primera jornada pública de la Feria del Libro Cuba 2009, se efectuó la mesa de poesía que presentó las novedades más recientes publicadas por el Fondo Editorial Casa de las Américas

La Casa, cincuenta años y la Feria del Libro

Comienza la Casa de las Américas su amplio programa de actividades en la Feria del Libro, donde se le celebran sus cincuenta años de vida

Comentarios

Cancelar respuesta