Detrás de la escena: El Divino Narciso

Detrás de la escena: El Divino NarcisoRaquel Araujo da detalles del proceso de investigación que antecedió al montaje.

Como parte de los desmontajes que cada mañana han tenido lugar en la Casa, las integrantes del mexicano Teatro de La Rendija protagonizaron hoy un intenso diálogo acerca del proceso de investigación y montaje que logró como resultado la puesta en escena de El Divino Narciso, de Sor Juana Inés de la Cruz.

Signan la obra un marcado interés por el contexto histórico de la conquista del imperio azteca, y el sacrificio humano, que Sor Juana se empeña en demostrar que este puede ser no violento, a través de la eucaristía. A partir de ahí, la autora hace una revisión crítica de la conquista, poniendo al mismo nivel a colonizadores y nativos. “Lo escribió para decirle a los españoles que somos iguales”, dijo Raquel Araujo, directora de la puesta.

Más que una mirada biográfica a Sor Juana, Teatro de La Rendija aprovecha una oportunidad de representar en Eco (Nara Pech), la capacidad de la escritora de cuestionar el poder hegemónico, de decir todo lo que como mujer no tenía permitido decir en esa época, explicaron las actrices.

La investigación abarcó entonces no solo el contexto en que tiene lugar el texto, sino la vida de la propia Sor Juana, el género literario, las costumbres religiosas que también marcan la obra y el importante papel de la naturaleza en las culturas precolombinas.  A partir de ello, Raquel abrió el camino con una teoría del actor en red, donde, desde diferentes triadas (actor-naturaleza-divino), construyeron la puesta. La idea de plasmar una visión desde el cuerpo de la mujer (todos los personajes son interpretados por actrices) seduce al momento, expresaron.

Durante ese proceso de concepción y montaje, todas fueron descubriendo a Sor Juana. “Parece como si Sor Juana ocultara cosas en los textos y hemos hecho una labor detectivesca para descubrirlas”. “Ese contrasentido que utiliza todo el tiempo, que ofrece una mirada más filosófica que religiosa”, dijeron.

La vigencia de una obra como El Divino Narciso está fuera de discusión para Teatro de La Rendija: “No importa cuántos siglos hayan pasado, seguimos con las mismas preocupaciones: en lo cotidiano, lo social, lo femenino…”; “el mundo de Sor Juana es muy representativo de nuestro país”.

“Llevar a escena a Sor Juana es un acto de resistencia contra el tuit de 140 caracteres”, dijo Raquel.

Debates : No hay comentarios.

Comentarios

Cancelar respuesta