Vibra en Mayo Teatral la voz de Sor Juana

Vibra en Mayo Teatral la voz de Sor JuanaEl Divino Narciso en Mayo Teatral.

La mexicana Raquel Araujo, directora de la compañía de teatro La Rendija llega a este Mayo Teatral para presentar la obra, El Divino Narciso, montada a partir del texto de la escritora  Sor Juana Inés de la Cruz. En una entrevista para La Ventana, Raquel, explica detales del proceso de producción de la obra.

¿Cómo ha sido el trabajo de llevar a escena El Divino Narciso?

El montaje de la obra ha sido una aventura realmente compleja, sobre todo, por las dificultades que uno como lector encuentra al leer a Sor Juana. Cuando decidimos hacer esta pieza, ya los integrantes de la compañía habíamos leído de manera privada el texto, pero es diferente al exteriorizarla, pues hay que ponerle voz e interpretarla para un público, y entran a jugar los ritmos y la comprensión de los parlamentos.

La obra de Sor Juana es un crisol intertextual con ideas muy entreveradas. Esa fue una percepción que tuvimos a la hora de montarla, donde nos encontramos diferentes construcciones de significados, por lo que hubo que adaptarla a las disímiles percepciones de los personajes.

La investigación previa requirió indagar en aspectos referentes a la espiritualidad y cómo esta se aprecia en varias culturas. Esto ha sido un reto para los actores, pues más de la mitad son ateos y hemos tenido que encontrar en nosotros esa conciencia de la espiritualidad. En la pieza, la naturaleza humana trata de armarse como una visión panorámica de la historia de la humanidad.

¿Qué representa para usted y la compañía escenificar una obra de una autora del calibre de Sor Juana Inés?

Para nosotros era el momento de entender e indagar en el pensamiento de Sor Juana. Tuvimos que desmontar aquellos textos y fue como un dispositivo de palabras en el cual encontramos, de manera muy apretada, frases y versos, donde aprovechó para decir lo “prohibido” de la época.

Nuestra idea con esta puesta en escena es hallar un contra-dispositivo, una profanación al aparato verbal de Sor Juana y sacar los sentidos que de otra manera no hubiera sido posible.

Asistimos como parte del proceso, a un seminario con el teatrólogo español José Antonio Sánchez, en el cual estuvimos debatiendo sobre el proceso de montaje del Narciso.

¿Qué nivel de aceptación ha tenido la obra en México?

Ha tenido muy buena aceptación. Cuando estábamos en el montaje, el director de teatro, Luis de Tavira me comentaba: “esta obra puede ser un fracaso  absoluto, o puede funcionar bien”, y, por suerte, fue la segunda opción.

Ya hemos rebasado las 60 funciones en diferentes festivales y escenarios, siendo las últimas locaciones visitadas Chihuahua y Campeche. Además, formamos parte del Festival de Teatro Clásico de Almagro. Todo esto ha servido para la movilidad de la obra y así provocar el interés en la gente.

¿Ha tenido la compañía que “reinventarse” para poder llevar a escena una obra como El divino Narciso, la cual ha sido representada en otros escenarios y contextos?

El tema de esta obra es muy interesante. La única persona que la ha montado completa fue el maestro José Luis Ibáñez, alrededor de los años 2000. Tiene varias versiones, la primera de ellas es de recorrido, pensada quizás para unas 30 personas y en la cual la temática es elegir si el público desea ir al cielo o al infierno.

Esta versión no la trajimos al Mayo Teatral, pues está vista para muy pocas personas, pero con ella logramos ligar al público joven con el verso.

¿Qué ejercicios tiene pensado realizar durante su taller en Casa de las Américas?

Pretendemos escoger algunos fragmentos de textos del Narciso, y que las actrices compartan, en equipos, cómo funciona esta técnica del verso y el aire, pues el trabajo con el verso supone un reto para el actor. Esta técnica requiere de mucha  preparación física, para poder alcanzar las tiradas de textos que se necesita hacer con una sola emisión de respiración.

Debates : No hay comentarios.

Comentarios

Cancelar respuesta