Mutis y Cuatro: dos puestas se desmontan

Mutis y Cuatro: dos puestas se desmontanCuatro.

Un actor que, en medio del limbo en el que se encuentra a causa de la anestesia, reflexiona acerca de los personajes que ha interpretado, de lo efímero del teatro, del amor, de la vida, de la muerte. Cuatro personajes emblemáticos de la cultura cubana: José Jacinto Milanés, Rita Montaner, Ernesto Lecuona y Haydee Santamaría. Aproximaciones artísticas más que biografías. Una experiencia de teatro coreográfico que es, a la vez, muestra de cubanía. Dos puestas en escena: Mutis, de Hernán Gené (Argentina-España) y Cuatro, de Teatro de Las Estaciones, que fueron deconstruidas por sus protagonistas esta mañana en la Sala Manuel Galich de la Casa.

Sobre la primera, Hernán Gené comentó acerca del proceso de concepción de la obra, en el marco de celebraciones del cuarto centenario de muerte del escritor inglés William Shakespeare, pero aún así le tomó dos años construirla.

Se trata, explicó, de una reflexión sobre qué sentido tiene hacer un arte ―el teatro―, del que luego ya no queda nada.

Los últimos meses de vida de su madre, actriz, en los cuales se despertaba balbuceando o cantando cosas de épocas pasadas también le inspiraron a escribir el texto, especial procedimiento, pues Hernán no acostumbra a escribir sus obras antes de haberlas representado. Leyó mucho a Shakespeare, pues su personaje lo cita todo el tiempo e incluso conversa con él durante su interpretación. Debía lograr que se entendiera la inserción de parlamentos del escritor inglés y que no afectara la coherencia del relato.

En cuanto a Cuatro, la puesta de Teatro de Las Estaciones, su director Rubén Darío Salazar aseguró que se trata de un laboratorio muy rico de música, texto, coreografía y actuación, y que tiene un antecedente en El irrepresentable paseo de Buster Keaton, donde el grupo había experimentado un poco con los recursos del teatro coreográfico.

“El espectáculo es una misa que le damos a los personajes”, dijo Rubén Darío, quien además habló del proceso de apropiación y caracterización que cada actor realizó de su personaje, donde debieron documentarse acerca de la vida de cada uno de ellos.

“Si vamos a meternos, vamos a meternos profundo, y que esos muertos nos cojan de la mano y nos levanten”, dijo.

Por su parte, Yadiel Durán explicó el proceso coreográfico que define buena parte de la obra que fue de alguna manera el punto de partida para el montaje. De ahí que cada escena fuese montada como un espectáculo de danza al cual se le montarían luego los textos. “Es por ello que Cuatro funciona de la misma manera para un público de teatro como para un público de danza”, añadió.

La obra contó además con la aproximación dramatúrgica de María Laura Germán, que también actúa en la puesta y la aproximación conceptual escénica de Rubén Darío Salazar.

Debates : No hay comentarios.

Comentarios

Cancelar respuesta