Los amigos de Zamora

Los amigos de ZamoraCarlos Zamora creó una historia sencilla como celebración de la amistad y la identidad.

Uno a uno los fue mencionando: Norberto, Vivian, Charo, “la gente de La Gaceta”; Laura, “quien me llevó a Pepe”; Emilia Gallego Alfonso, “la vida no me alcanza para agradecerte. Me enseñó que la infancia es un espacio que habitamos”; Isabel, “quien me facilitó mi primer trabajo en los Estados Unidos”. De la misma forma, fue señalando ex compañeros de la Casa de las Américas, colegas con los que compartió ideas, fundaciones, atrevimientos.

De repente, la sala Manuel Galich se llenó de gente conocida. Personas que tenían en común un vínculo filial – su padre ocupaba una silla en primera fila–, una experiencia de trabajo, ex condiscípulos, profesores, diseñadores, ilustradores; todos estaban en el salón de la Casa a la espera de un ejemplar de Amigo, el primer libro escrito e ilustrado por Zamora.

Publicado por la prestigiosa editorial Scholastic, el hermoso volumen, concebido para niños de segundo grado de enseñanza primaria, es una celebración de la amistad y la identidad. Dos gallitos se encuentran en un parque y quieren jugar fútbol y/o soccer. El bilingüismo en este caso es el eje fundamental del relato. Esta situación hoy mismo está atravesando uno de los problemas identitarios de las comunidades de migrantes en Estados Unidos. Radicado en ese país desde hace más de una década, Zamora, quien ha desarrollado una exitosa carrera como diseñador en ese contexto y cuyas ilustraciones han aparecido en importantes revistas y publicaciones estadunidenses, fue invitado por el Programa de Estudios sobre Latinos de los Estados Unidos, de la Casa, para comentar sobre la génesis de un libro tan peculiar en la literatura para niños.

Una historia sencilla, acompañada de imágenes muy atractivas y dramáticamente efectivas, logra crear una comunicación directa con sus jóvenes lectores. “La idea surgió en una conversación con mis hijas, que son bilingües pero que hablan en inglés entre ellas. Mencionaron con igual valor las palabras amigo y papi mientras hablaban en inglés”. Este fue el punto de partida para enviar la propuesta.

Los gallos de la historia, como relató en conversación con Ana Niria Albo, especialista del Programa de Latinos, vienen quizá de su infancia más temprana, cuando, camino a la escuela, él y su abuelo contaban gallos. “Cualquier animalito era un gallito: uno, dos, tres…gallitos”.

Como bien se dijo en el conversatorio, Charlie y Tony, los protagonistas de Amigos, pueden estar ahora mismo en un parque, en una calle, compartiendo historias y juegos; haciendo de la diferencia, un modo de vida.

Debates : No hay comentarios.

Comentarios

Cancelar respuesta