Desde hoy, los libros del 59 Premio Casa

Desde hoy, los libros del 59 Premio CasaDuarante la presentación en la Sala Che Guevara

A punto de conocer las obras ganadoras de la 60 edición del Premio Literario Casa de las Américas, la Sala Che Guevara acogió, esta tarde, la presentación de aquellas que resultaron galardonadas el año anterior, en esta misma sala.

Caridad Tamayo, directora del Fondo Editorial Casa de las Américas, presidió la mesa de las presentaciones, acompañada por los propios autores: Rafael de Águila (Todas las patas en el aire), Yanetsy Pino Reina (Hilando y deshilando la resistencia (pactos no catastróficos entre identidad femenina y poesía)), José Antonio Mazzotti (El Zorro y la Luna) y Fernando Crespi (Paraje Luna).

Se invitó a la lectura a partir de un breve pero eficaz recorrido por los temas, estilos, conexiones y articulaciones de los títulos ganadores del Premio Casa. En ese sentido, Caridad Tamayo encontró puntos en común entre el libro de Yanetsy Pino y el ganador de la categoría de ensayo artístico-literario Óyeme con los ojos. Cine, mujeres, visiones y voces, de la argentina Ana Forcinito, donde la autora exhibe, desde los estudios de género, un desmontaje de la filmografía de su país firmada por mujeres.

En su intervención, Yanetsy Pino Reina habló sobre sus inicios en los estudios de género, y aseguró que las verdaderas autoras de ese libro son las poetas cubanas; y explicó además el proceso investigativo que la llevó a definir el discurso de resistencia como eje temático del mismo.

Rafael de Águila, por su parte, aseguró que el asombro (que sintiera el año anterior al recibir la noticia del Premio), aún sigue a flor de piel. “No se escribe una obra para ganar un premio. Ya lo dijo Kant: el arte es una finalidad sin fin”.

Visiblemente emocionado, el narrador cubano elogió la salud de un Premio que “se le otorga a un continente que lleva en el respirar contar historias”. Urge ahora, aseguró, continuar a la altura de este Premio.

El poeta, profesor e investigador peruano José Antonio Mazzotti, explicó que el título de su libro, El Zorro y la Luna, refiere a una leyenda quechua contada por el Inca Garcilaso de la Vega, y aseguró, refiriéndose al periodo que recoge el libro (poemas entre 1981 y 2016), que “aquellos que escriben poesía saben que nunca se llega a estar satisfecho, y está siempre a la búsqueda de ese aullido final”. A continuación leyó el poema Amazonas, recogido en el volumen que fuera Premio de poesía José Lezama Lima. 

Como un vendedor ambulante, Fernando Crespi se levantó de su silla y ofreció al público su propio libro. Con ironía y cuidado humor, en un divertido performance, nos fue presentando las virtudes de un volumen con más ventajas, solo por su practicidad, dijo, que El Quijote.

El libro, que escribiera luego de su primer viaje a Cuba, fue enviado justo el día que cerraba el plazo de admisión del Premio, “por eso fue que ganó”, bromeó el argentino, pero ya el jurado no tiene tiempo de arrepentirse.

Debates : No hay comentarios.

Comentarios

Cancelar respuesta