Migraciones: el drama humano de América Latina

Migraciones: el drama humano de América LatinaJosé Manuel Valenzuela durante su intervención en el panel sobre latinos en los Estados Unidos

Las historias son alarmantes. Oímos hablar de caravanas humanas que se mueven por América Latina y aun creemos que no es cierto. Un conglomerado de personas sigue una ruta única hacia el norte en busca de un nuevo proyecto de vida. El camino es largo. Hay cansancio, sed, hambre y desolación. Hay tiros al llegar a la frontera norteamericana y niños llevados lejos de sus padres a un lugar donde son tratados sin escrúpulos. Está la historia de un muro, que sigue dando problemas y que no se concreta. Por otro lado, hay países apoyando a la causa con todo lo que tienen para brindar. Hay gente que habla sin saber. Se ha visto de todo, cuando se trata del tema migratorio.

En una entrevista para La ventana, el académico mexicano, José Manuel Valenzuela nos ofrece sus impresiones sobre el tema migratorio en América Latina, el cual ha levantado una continuada polémica entre las naciones involucradas.

¿Cómo cree usted que se comportará la migración en América Latina para este año?

“Creo que los desplazamientos y las caravanas van a continuar en la medida en que prevalezcan las condiciones que las originaron: la violencia, la precarización económica, social, el racismo, las amenazas, la ausencia de marcos de justica que protejan a la gente, ausencia de proyectos de nación incluyente. Entonces, frente a este escenario, hay un montón de gente que está dispuesta a salir y espera la oportunidad para hacerlo.

Una vez que ellos encontraron que podían unirse y transitar juntos como estrategia de protección, creo que lo van a seguir haciendo. Esta posibilidad de avanzar en masa y de construir un cuerpo-coraza, un colectivo, es una forma para evitar los asesinatos, las violaciones y perpetraciones que se cometen en los recorridos.

Estas dinámicas seguirán,pero cambiarán algunas cosas. Por ejemplo, el nuevo gobierno mexicano está impulsando una política de búsqueda de mecanismos de desarrollo económico-social, con carácter regional, en la frontera sur del país. Esto me parece muy importante como cambio de perspectiva, pues aparece una mirada social para tratar el tema migratorio en Centroamérica.

Creo que esto va a ser insuficiente. El principal obstáculo es quemuchos de los periplos migratorios convergen en esa frontera y sobrepasan los recursos materiales destinados para esta causa. Lo que se busca con ello es una migración más organizada, lo cual no siempre se cumple”.

El actual presidente mexicano, Andrés Manuel  López Obrador, ha tomado diversas medidas para facilitar y viabilizar el camino de los migrantes. ¿Cómo han sido recibidas esas medidas por los grupos de derecha del país?

“No hay una mirada homogénea en el país sobre este tema. Hay voces discordantes, y aunque suene raro, han sido una minoría las que están en contra de los migrantes. Por citar un ejemplo, aparece el caso de Tijuana, donde el presidente municipal, de una manera desacertada y poco inteligente, expresó que los derechos humanos eran para los humanos derechos, un juego de palabras donde lo único que demostró fue un gran desconocimiento sobre el tema. Como consecuencia fue denunciado y las instancias determinaron que a él y a otros se les prohíbe hablar de los migrantes.

Hubo declaraciones y voces, algunas de ellas más allá de Tijuana, que reprodujeron los discursos racistas y estereotipantes que ha utilizado la derecha estadounidense y Donald Trump. Eso también lo hemos cuestionado.

El tema es que obviamente Estados Unidos cierra sus puertas, sigue atrincherando, y envía soldados a la frontera para amenazar, acribillar y matar a aquellos que no son bienvenidos. Esa postura varía de acuerdo a las necesidades económicas de este país: “cuando vuelvan a necesitar fuerza de trabajo, abrirán la frontera”. Ese si es un asunto preocupante, pues hay un drama humano de enormes magnitudes y en esas caravanas se encuentra gran parte de esas personas que escenifican ese drama del siglo XXI que se hace llamar migración”.

¿Cómo valora usted la participación de las organizaciones en lo referido al tema migratorio?

“Hay muchas organizaciones que han apoyado. Creo que hay que recordar que Estados Unidos no ha ratificado ninguno de los decretos propuestos por Naciones Unidas y entonces hay una limitación fuerte de lo que puede hacer esta organización.

En  el tema de los refugiados se han activado una serie de protocolos de asilo, y se han llevado a cabo cosas muy importantes, particularmente desde Unesco. Al final de cuentas lo que vemos es que todas estas acciones han resultado insuficiente frente a este panorama, pues estamos apoyando la migración, una de las expresiones que promueve la invisibilizaciónen el gran proyecto del capitalismo neoliberal contemporáneo”.

Debates : No hay comentarios.

Comentarios

Cancelar respuesta