"De las mayores publicaciones de nuestro continente"

"De las mayores publicaciones de nuestro continente"El historiador cubano Oscar Zanetti en la presentación de Casa 293

Concebida con proyección continental, pero enraizada en la más honda cubanía, la Casade las Américas no podía pasar por alto la conmemoración del sesquicentenario del inicio de las guerras por la independencia de Cuba, razón evidente de mi invitación como presentador.  Hito decisivo en la formación de la nación cubana, el alzamiento de Céspedes en Demajagua reviste enorme significación cultural, pues representó el inicio de una larga epopeya emancipadora que ha quedado ampliamente registrada en nuestro imaginario, no solo por las legendarias proezas, los himnos y las banderas, sino en poemas, narraciones, tradiciones familiares y hasta en refranes, chistes y comidas. La cultura cubana,entendida en su más amplio sentido, se ha nutrido de las múltiples manifestaciones de aquella gesta.

El número 293 que hoy les presentamos abre con una suerte de dossier dedicado al alboreo independentista. En su introducción se hace una oportuna valoración de aquel hecho desde la perspectiva americana, apreciación muy justa pues nuestro rezago respecto a las independencias continentales nos impone un sello de exclusividad, que a menudo hace perder de vista las conexiones profundas de la revolución del 68 con movimientos políticos contemporáneos de Latinoamérica, en particular respecto a las reformas liberales. La introducción recuerda también con toda justicia el número que cincuenta años atrás – número 50, por cierto-  la revista dedicara al centenario del “Grito de Yara”, publicación memorable sin duda por el alcance de los trabajos que recogió. El acercamiento de la que hoy les presentamos es más discreto –como también lo han sido las celebraciones-, pero no por ello menos trascendente.

Como preámbulo de los trabajos dedicados al magno aniversario, se reproduce el discurso de Martí en el Hardman Hall de Nueva York, el 10 de octubre de 1889, histórico homenaje a la fundamental fecha patria que además de ser una pieza magistral dentro de la fecunda oratoria del Apóstol, constituyó un hito casi fundacional en el proceso que conduciría hasta la “guerra necesaria”. Conel artículo que sigue, “José Martí del 68 al 98”, Pedro Pablo Rodríguez rastrea en los orígenes del antimperialismo martiano y en su labor concientizadora sobre tan delicado asunto, destacando la significación que para la estrategia trazada por el Maestro tuvo la experiencia de la Guerra de los Diez Años. Significación múltiple, de la cual suele resaltarse la indispensable unidad de la emigración para evitar las desastrosas pugnas intestinas que la carcomieron durante la Guerra Grande, pero en la que constituía también una pieza capital el espinoso asunto de como vérselas con el factor estadounidense. Por las lecciones del 68 y las evidencias de su momento histórico, Martídecidió que su proyecto independentistase apartase de la prioridad absoluta que Morales Lemus y sus continuadores en la Junta Centralhabían concedido en su gestión diplomática a ganar el apoyo de Washington, pues si bien estimaba más que necesario para el éxito de la contienda libertadora asegurar la ayuda desdelos Estados Unidos, no la creía conveniente de parte de Estados Unidos, de su gobierno, para no contraer las peligrosas “deudas de gratitud” sobre las que también alertaría Maceo.

Dando continuidad de lo que ya se ha convertido en su línea central de actividad creativa, Luisa Campuzano participa en el dossier conmemorativo con un sugerente estudio sobre la contribución literaria de las mujeres a nuestra construcción nacional. Ese aporte femenino resulta tanto más estimable,  por cuanto se hacía desde la doble subordinación que implicaba la condición de mujer en una situación colonial, de modo que hubo de plasmarse soportando la negación y hasta la ridiculización de sus valores literarios. El cuidadoso análisis de que es objeto la poesía femenina de aliento patriótico  en este ensayo,se despliega desde sus expresiones primigenias  –de “patria chica”- en los escritos de la marquesa de Jústiz de Santa Ana a mediados del siglo XVIII, hasta los audaces poemas libertarios de Juana Borrero y Mercedes Matamoros a finales de la centuria siguiente.

La sección inicial cierra con un original acercamiento de Marlen Domínguez a las realidades de nuestras guerras independentistas, pues lo hace desde el inusitado ángulo del humor.Se adentra además en el tema de la mano de un guía sorprendente, José Martí, quien según las evidencias aportadas admiraba el valor de un chiste y hasta quizás se permitiera hacerlo, pero nunca, al parecer, escribirlo.

Como es costumbre, este número de Casa incluye varios trabajos de crítica literaria. Uno de ellos, el primero en orden de aparición, aborda la recuperación del pasado en los escritos de José Emilio Pacheco, asunto que Sandra Cypess, indaga teniendo presente el empleo de la intertextualidad  por el ilustre escritor mexicano, pero sin detenerse en ello, pues su atención se centra en la desaparición de personajes –o en su aparición a través de los tiempos- en algunas narraciones,recurso con el cual José Emilio se propuso eternizarlos en la imaginación del lector.

El investigador italiano Luca Salvi se entrega a una extensa y complicada exploración de la identidad –o el ser- latinoamericano a partir de la unidad, aunque no sintética ni integradora, de sus diferentes “estares” o estaciones. Para ello se vale de la concepción lezamiana del barroco americano como una yuxtaposición -o concentración- de lo heterogéneo.

Frente al complejo estudio anterior, contrasta la sencillez con que Walnice Nogueira revisa la obra crítica de Antonio Cándido, caracterizando con seguros trazos los acercamientos de este autor brasileño a Proust, Shakespeare, Víctor Hugo y otros clásicos de la literatura universal.

El profesor y crítico boricua Efraín Barradas, inquieto por la temprana –y algo sospechosa- exaltación de Manuel Ulacia al canon literario mexicano, examina la obra de ese autor tempranamente desaparecido, para establecer el influjo que en ella ejercieran Villaurrutia,  Paz, Cernuda y otros poetas, a la vez que valora la originalidad de Ulacia hurgando en sus recursos poéticos y particularmente en su tratamiento de la temática gay.

Entre las “Notas” se incluye otro texto de corte ensayístico, aunque no de carácter literario sino histórico.  Se trata del breve estudio que Rafael Pedemonte dedica a las discrepancias queen torno a las vías para llegar al poder –armadas o legales-, anidaron entre las organizaciones marxistas latinoamericanas a finales de los años 1960.Definido ese contexto, Pedemonte centra su atención en las controversias que suscitara la publicación del ensayo ¿Revolución en la revolución?de Regis Debray,  pues al constituir este una expresión “extraoficial” de los criterios del liderazgo cubano,tuvo un efecto catalítico, haciendo salir al espacio público una polémica que había venido desarrollándose de manera un tanto oblicua y contenida.

“Letras” reúne como es habitual textos poéticos y narraciones. Entre los primeros figuran tres poemas de la puertorriqueña Aurea María Sotomayor, uno de ellos inspirado por los bombardeos que sufriera Bagdad durante la invasión norteamericana del 2003. Lina de Feria nos adelanta páginas de un cuaderno aún inédito para embellecer este número con cinco de sus pulidos poemas.Con similar intención Arturo Arango ofrece un avance de su novela en ciernes “Después de todo”, fragmentoquerecreaescenas del bombardeo de Manzanillo por los buques de guerra norteamericanos durante la guerra de 1898, valiéndose de un flujo ininterrumpido de memorias familiares. Los recuerdos también pueblan el relato “Chaco”, de la narradora boliviana Liliana Colanzi, en el cual se nos revelan con tremendismo ingenuo, como lejanos ecos de Rulfo y Quiroga, los imaginarios de un territorio ignoto. En “Bloody Mary” Eugenio Marrón va mezclando con delectación los ingredientes del famoso coctel,para engarzar ocho relatos enmarcadosen muy distantes escenarios cuyo sabor dominante es el divertimento.

La sección de “Libros” comienza con una reseña de extensión y profundidad analítica superiores a lo acostumbrado, en la cual Zayda Capote contrasta dos novelas de autoras de origen caribeño, quienes desde relatos familiares de naturaleza y motivaciones distintas, revelan los traumas que en almas femeninas de nuestra región han dejado la esclavitud, el coloniaje, el racismo y el machismo. Aurora Camacho revisa el estudio que el investigador dominicano Juan R. Valdez dedicara a su compatriota, el célebre lingüista Pedro Henríquez Ureña, cuya obra Valdez analiza a partir de las corrientes teóricas y las circunstancias políticas que hicieran de ella un notable aporte al conocimiento de la identidad latinoamericana. En parecida cuerda Sebastián Figueroa  examina Rumbos sin telos, colección de ensayos con la cual el cubano Román de la Campa continúa su indagación sobre el latinoamericanismo. Por último Ramiro Sánchez da cuenta de Hágase usted mismo, nueva novela de Enzo Maqueira en la que su protagonista se refugia en una remota casa de familia para rememorar la vida de sus abuelos y descifrar las extrañas circunstancias de su presente.

Casi al final de sus páginas la revista nos regala la sección “Al pie de la letra”, factor principalísimode su identidad. En esta ocasión su habitual repaso de distintas vertientes de la actualidad latinoamericana incluye, entre otras informaciones, un breve pero penetrante análisis de las implicaciones políticas que ha tenido la corrupción en Brasil, una incisiva crítica de las manipulaciones que en un libro reciente se permite el ensayista Rafael Rojas, así como noticias del muy merecido Premio Cervantes que recibiera la poetisa uruguaya Ida Vitale y de otros galardones obtenidos por escritores latinoamericanos.

Creo que con este número 293 la revista  Casa de las Américas hace gala una vez más de la rica variedad temática, el rigor intelectual y la actualidad que desde hace décadas han cimentado su prestigio entre las publicaciones mayores de nuestro continente.

 

Debates : No hay comentarios.

Comentarios

Cancelar respuesta