Órbita

Países andinos y gobiernos de izquierda

Países andinos y gobiernos de izquierdapueblos andinos

La literatura comparada sobre la izquierda en América Latina ha dedicado mucha atención a explicar la llegada de estos gobernantes al poder y a identificar las similitudes y las diferencias entre ellos, dando lugar a diversas clasificaciones y tipologías. Sin embargo, una vez en el poder, ¿cómo se han comportado estos gobiernos; qué medidas han tomado o cuánto cambió la dinámica política y económica de los respectivos países durante sus mandatos? Estas preguntas son solo algunas de las que motivan La actualidad política de los países andinos centrales en el gobierno de izquierda, un libro colectivo editado por Yusuke Murakami. Los recientes procesos electorales en Ecuador y Bolivia, que confirmaron los mandatarios de izquierda en el poder, no solo justifican la necesidad de continuar estudiándolos, sino que también abren la posibilidad de emprender comparaciones de carácter diacrónico de cada gobierno para analizar los resultados de estos gobiernos.

El libro es producto de un seminario conjunto entre el Instituto de Estudios Peruanos y el Center for Integrated Area Studies, de la Universidad de Kyoto, Japón, y forma parte de una colaboración más amplia entre ambas instituciones. Tras un breve prólogo del editor, se encuentran tres capítulos de casos nacionales –Bolivia, Ecuador y Perú– elaborados por expertos en cada país. Se trata de una serie de breves ensayos, cuya estructura responde a las dinámicas nacionales de los respectivos países, aunque implícitamente buscan responder a la misma pregunta sobre qué tanto han cambiado las realidades nacionales y qué tan profundos han sido estos cambios.

En el primer texto, Fernando Mayorga mapea la gestión de Evo Morales desde la llegada al poder en 2006, con especial énfasis en el segundo mandato tras la reelección en 2009. El autor pone foco sobre las tensiones internas de la coalición gobernante y su base electoral y las contradicciones del modelo. De esta manera, se muestra cómo los conflictos del llamado «Gasolinazo», tipnis, o las elecciones judiciales populares, generaron fricciones y problemas internos a la hora de gobernar con apoyo de una coalición tan heterogénea. Mayorga recurre a una metáfora de anillos o círculos en la coalición gobernante y su carácter inestable y flexible, y sobre todo la conflictividad de los sectores indígenas. Los recientes resultados electorales dan cuenta de la capacidad de recomposición (pese a los conflictos coyunturales) de la coalición con fines electorales y del continuismo del proyecto general y una falta de liderazgo en el campo opositor.

En la segunda contribución, Fredy Rivera Vélez ofrece una visión de más largo plazo, poniendo a los gobiernos de Rafael Correa en una perspectiva histórica. El autor revisa la tradición populista en Ecuador que se debe, entre otros factores, a la inestabilidad y debilidad institucional que permite el surgimiento de estos liderazgos, sobre todo cuando se combina con crisis económicas y movilizaciones de sectores excluidos de la población. Probablemente, el mayor cambio (además de la aparente estabilidad del país y repetida reelección de Correa) sea el reforzamiento del aparato estatal y centralización y burocratización del poder en el mismo, que da lugar a las políticas públicas y al aumento en el gasto público, especialmente en la esfera social. Rivera Vélez evidencia también las principales tensiones políticas (rebelión policial del 30-S de 2010) y críticas al gobierno de Correa en el plano económico (dependencia del petróleo, endeudamiento con China y solo leves mejoras en la reducción de la pobreza).

En el tercer capítulo, Yusuke Murakami pone al caso peruano en el contexto regional de las supuestas dos izquierdas (moderada y radical), realiza la comparación diacrónica con los gobiernos de Alberto Fujimori y Alan García y enfatiza los factores estructurales (y la moderación discursiva) en la explicación de la llegada de Ollanta Humana a la presidencia en 2011. Murakami muestra cómo los candidatos con discurso de izquierda terminan gobernando desde la derecha («entrar por la izquierda y salir por la derecha»), debido tanto a las limitaciones en la esfera económica como a factores políticos coyunturales, el pragmatismo y también el carácter caudillista de la política peruana y la ausencia de articulación y representación de los sectores perdedores de la globalización.

De manera más general, el libro presenta una visión panorámica de la realidad política y económica de los tres países andinos centrales durante los gobiernos de izquierda (o lo que se esperaba iba a ser izquierda en caso de Humala), poniendo los gobiernos de izquierda en el marco del contexto nacional y regional y en una perspectiva de largo plazo. Tal vez, el punto más débil del libro sea la comparación entre los casos, dado que los capítulos no siguen criterios similares para observar los cambios que se dieron con la  llegada de los gobiernos de izquierda al poder y durante sus mandatos; no se sistematizan las explicaciones, lo cual dificulta la comprensión de si se está ante fenómenos similares (o diferentes) y no existe un breve capítulo de conclusiones que destacaría las principales rupturas y continuidades en cada país y la comparación entre ellos.

En cualquier caso, los tres capítulos dan cuenta da las diferencias entre el discurso (radical) y las políticas reales (más bien moderadas) y, por ende, la necesidad de profundizar en el conocimiento de las segundas. Asimismo, todos los textos evidencian una importante continuidad (pese al discurso refundacional), en lo económico y en lo político, de los gobiernos de izquierda respecto a los anteriores. Las transformaciones parecerían ser más radicales en Ecuador, y menores en Perú, y la conflictividad de las bases electorales con la coalición gobernante mucho mayores en Bolivia, pese a que ésta es lo suficiente flexible para dar continuidad en las urnas al proyecto de Morales.

 

Comentarios

Cancelar respuesta